Imprimir

Entiende la Justicia: Las Lagunas Judiciales por las que se Escapan los Carteristas

Escrito por Administrator el . Publicado en Entiende la Justicia

 Image

Las Lagunas Judiciales por las que se Escapan los Carteristas

La última reforma del Código Penal, en vigor desde diciembre, permite imputar un delito de 'hurto multireincidente' a los que acumulen tres o más faltas administrativas leves, en vez de cuatro como hacía falta hasta entonces. Así pues, las penas por robo, más elevadas que las de hurto, debían convertirse en un castigo disuasorio para carteristas, trileros, camellos y demás delincuentes de poca monta pero muy reincidentes.

Sin embargo, esta pretendida disuasión ha generado el efecto contrario: ha regalado a los acusados largas prórrogas temporales a su castigo, por la saturación de los juzgados penales. Al imputar un delito en vez de una falta, se sigue un procedimiento judicial más garantista, que dura hasta seis veces más que un juicio rápido por faltas. Suele pasar más de un año hasta que el acusado es juzgado y normalmente durante todo este tiempo queda en libertad con cargos.

“Acumular las faltas y convertirlas en delito no es una solución tan buena como parece, porque conlleva un juicio de un año o año y medio”, explica un portavoz de la Fiscalía catalana. “El acusado debe ser citado primero a declarar con su abogado ante el juez de instrucción, luego el Fiscal le acusa formalmente, la Defensa elabora su escrito y pasan de nueve a doce meses de espera hasta que se celebra el juicio. ¡Y súmese medio año más si apela al tribunal provincial!”, enumera. “Teniendo en cuenta la sobrecarga de casos en los juzgados de lo penal, añadirles más no ayuda a nadie”, concluye.

Las faltas, en cambio, se resuelven con juicios inmediatos –entre 10 y 15 días– o con juicios de señalamiento –de dos a tres meses–. La sentencia habitual por hurtos probados son multas de entre 120 y 150 euros. “La existencia de faltas ya juzgadas en el expediente sólo constituye un agravante, que permite al juez aplicar sanciones más elevadas pero sin saltarse el máximo previsto para esa falta administrativa”, apunta un portavoz del Foro Judicial Independiente. “Los agravantes se notan de verdad en delitos graves, donde el margen de condenas previsto es más amplio”, remacha.

Un delito difícil de imputar
Los tiempos judiciales para faltas menores son más rápidos que las detenciones de la policía. En otras palabras: cuando se arresta a un carterista por segunda vez, la primera falta ya ha sido juzgada y condenada y por lo tanto no puede ser sumada para imputarle un nuevo delito.Una solución apuntada por los jueces es retrasar en Fiscalía los casos con más historial delictivo, los que valoren muy proclives a ser reincidentes. Así daría tiempo a recoger nuevas pruebas y sumar tres hurtos en menos de medio año, que es lo que tardan en prescribir. “En las faltas de juicio inmediato la policía ya da al acusado una fecha de juicio y queda programado, no podemos contactar con todas las partes y posponerlo así como así”. “Además, retrasarlo por una previsión de futuro es un juicio de probabilidad y una presunción de culpabilidad”, sostiene la misma fuente.El esperado registro de faltas

Por si no fuera suficiente, en la actualidad resulta bastante difícil consultar las faltas administrativas que tiene pendiente un acusado. Cada juzgado funciona con un registro particular y la Fiscalía debería buscar registro por registro los nombres de las personas acusadas. "Sin este registro es muy difícil que se pueda aplicar la ley", han comentado fuentes del TSJC.

Además, hoy por hoy cada caso debe inscribirse manualmente, con la carga de trabajo que esto supone para unos tribunales ya muy saturados, así que una de las principales demandas es que se automatice el envío de los datos de cada nuevo caso.


 

 

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates