Imprimir

Alergología: Dermatitis Atópica

Escrito por Administrator el . Publicado en Alergología

 Alergología

 Image

 

Dermatitis Atópica

Se trata de una enfermedad de la piel que suelen padecer las personas alérgicas. Es un trastorno crónico que habitualmente comienza en el primer año de vida y que puede durar hasta la edad adulta.

Los síntomas característicos son un picor intenso y la aparición de lesiones eccematosas en determinadas localizaciones, agravadas por el rascado.

Es muy importante determinar un diagnóstico correcto, ya que permitirá conocer las causas alérgicas a las que está expuesto el paciente e instaurar el tratamiento adecuado para corregirlas o, en su caso, eliminarlas.

Los brotes pueden ser intermitentes o bien, en casos graves, continuos, y habitualmente mejoran en verano. Es frecuente la sobreinfección por estafilococo que complica aún más la enfermedad. También pueden tener influencia distintos alérgenos, ya que el 80% de los pacientes tienen pruebas alérgicas positivas con alguno. La educación del paciente o de los padres, en el caso de los niños, es fundamental, porque los cuidados adecuados pueden hacer que la evolución sea buena.

Imagen localización en el cuerpo de las lesiones por dermatitis atópica

Importancia de la colaboración entre los diferentes especialistas

Los pacientes con dermatitis atópica que acuden a la Clínica Universidad de Navarra son atendidos por un equipo multidisciplinar formado por especialistas de los Departamentos de Alergología y Dermatología. Esta colaboración ayuda a que el enfoque del tratamiento sea el más adecuado a la situación de la enfermedad.

Además, colaboran con estos departamentos especialistas en enfermedades infecciosas y en Microbiología, en un intento de conocer mejor el papel que tiene la infección del estafilococo en esta enfermedad, y de encontrar nuevas formas de tratamiento.

El tratamiento se fundamenta en tres pilares:

  • Medidas generales de prevención con el fin de evitar aquellos factores que pueden desencadenar o agravar los brotes.
  • Hidratación adecuada de la piel mediante el uso de pomadas, cremas o soluciones hidratantes y emolientes.
  • Tratamiento del picor en las fases de remisión (el tratamiento del prurito o picor debe mantenerse). Durante la fase aguda, suele ser necesario el uso de corticoesteroides por vía tópica u oral, siempre bajo supervisión médica.
Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates