Imprimir

La Música - La Percepción y la Expresión Musical

Escrito por Administrator el . Publicado en La Música

 La Música

 Image

 

La Percepción y la Expresión Musical

 La música es expresión y comunicación, términos equivalentes al hablar y comprender en nuestro lenguaje ordinario, si ésta se percibe y utiliza de forma consciente y adecuada. Es por ello que la educación musical se desarrolla en torno a dos ejes fundamentales como lo son la percepción y la expresión musical, ejes en torno a los cuales los bloques de contenidos se enfocan de forma globalizada para conseguir desarrollar estas dos capacidades básicas.

La expresión partirá de la espontaneidad del niño para llegar a su conocimiento, haciendo que esta espontaneidad sea satisfactoria y gratificante en sus experiencias individuales y en grupo, articulando el proceso de enseñanza – aprendizaje en tres medios diferentes:

➢    La expresión vocal y el canto.
➢    La expresión instrumental.
➢    El movimiento y la danza.

La percepción se desarrollará en torno a una exploración y observación basadas en el juego, que irá convirtiéndose en una observación intencionada, interesada además de por lo conocido y cercano por aquellas cosas que son lejanas en el espacio y el tiempo. Se necesita por tanto una apertura y sensibilización del mundo sonoro, que podremos conseguir de tres formas diferentes:

➢    Percepción del espacio sonoro cercano al niño.
➢    Reconocimiento y compresión de las cualidades del sonido y los elementos del lenguaje musical.
➢    Audición activa de obras seleccionadas.

En torno a estos dos ejes fundamentales se secuencian los contenidos de la educación musical en primaria, considerando criterios psicopedagógicos relacionados con el momento y la situación del proceso de aprendizaje, las distintas situaciones de los alumnos y la experiencia docente.
Son prioritarios los contenidos procedimentales y actitudinales, a partir de los cuales partirá el profesorado para secuenciar dichos contenidos, ampliándolos y partiendo de ellos en el comienzo de cada ciclo. Según las circunstancias específicas y en torno a estos dos ejes fundamentales se organiza por tanto la secuencia de capacidades y contenidos.

En consecuencia, mediante la expresión y la percepción en un ambiente lúdico, el niño conseguirá espontáneamente llegar a una observación autónoma de la realidad.  Logrará, partiendo de manifestaciones artísticas conocidas y cercanas, aprender de las expresiones de arte de otras culturas y otros tiempos y, descubriendo técnicas, materiales e instrumentos, conseguirá realizar experiencias artísticas personales y gratificantes. El proceso de enseñanza – aprendizaje secuencializado en torno a estos dos ejes será guiado en los primeros años por el profesor, logrando una mayor autonomía en el niño progresivamente.

Es importante el lugar que tienen los contenidos actitudinales, buscando la creatividad plástica, musical y dramática para conseguir alejar al niño de estereotipos establecidos a lo largo de este camino de expresión y percepción. En este sentido, será de vital importancia que el niño aprenda a ser crítico respecto a su trabajo y al de los demás, siempre participando de forma activa y aprendiendo del trabajo colectivo y las aportaciones de los demás.

Dentro de cada ciclo de educación primaria, podemos ver lo referente a la percepción y a la expresión en la educación musical de una forma organizada, tal y como vamos a hacer a continuación.

PRIMER CICLO. Percepción.

En este ciclo se comienza la exploración a través de la actividad lúdica partiendo del entorno habitual y próximo. El alumno tiene que despertar el placer de escuchar y producir sonidos que le sean conocidos fomentando una actitud de atención y curiosidad ante los mismos. Mediante la audición el niño se iniciará en el reconocimiento de aspectos musicales como el timbre, cambios de intensidad muy evidentes (forte/piano)…

Es importante que los niños observen las imágenes que les rodean para identificar formas, colores, texturas… y observar como se distribuye el espacio para obtener nociones de proximidad/lejanía, cerrado/abierto… De esta observación del entorno los niños podrán reconocer situaciones que podrán recrear en el juego simbólico.

PRIMER CICLO. Expresión.

A partir del descubrimiento y el conocimiento del propio cuerpo el alumno desarrollará la capacidad de exploración de las posibilidades expresivas del mismo, lo cual será de vital importancia para desarrollar distintas capacidades motrices, fomentar relaciones interpersonales, mostrar estados afectivos… A partir de ello el niño expresará variaciones de altura, duración, intensidad… y disfrutara espontáneamente en trabajos plásticos así como de dramatización, constituyendo el gesto asociado al movimiento la base del juego expresivo, fundamental para establecer relaciones con el otro.
En este ciclo los alumnos y alumnas se inician en los aprendizajes de los distintos lenguajes artísticos. También se comienza a desarrollar la capacidad creadora e imaginativa y se hace importante trabajar hábitos de seguridad y limpieza en el empleo de materiales, instrumentos y aparatos. Es especialmente importante posibilitar la libre expresión de sentimientos en un ambiente de juego y disfrute.

Se descubrirán el dibujo, la pintura, las construcciones y manipulaciones en el ámbito plástico y visual y, en lo referente a la música, se exploraran los recursos vocales mediante la imitación de sonidos, las posibilidades sonoras del propio cuerpo. Se iniciará al alumnado en las técnicas de improvisación siendo muy importantes las canciones de juegos infantiles. A partir de juegos de expresión corporal se realizará un trabajo que incluya el movimiento y los recorridos espaciales en dramatización.
Lo más importante de todas estas técnicas expresivas es que se facilite la expresión del niño y se le permita avanzar en sus producciones.


SEGUNDO CICLO. Percepción.

En el segundo ciclo se avanzará en la capacidad de percepción de los elementos naturales y se ha de brindar la posibilidad de desarrollar la capacidad de distinguir y relacionar los diferentes elementos visuales, sonoros y dramáticos que el niño puede percibir del entorno. Es importante que los niños vayan de lo más general al detalle. Es característico de este ciclo la estructuración de las relaciones proyectivas básicas (derecha/izquierda, delante/detrás, encima/debajo).

En cuanto al entorno musical y sonoro se puede trabajar, partiendo de situaciones de juego, la clasificación de sonidos, la diferenciación de variaciones de altura e intensidad y aspectos de duración y timbre más amplios que en el ciclo anterior. En este ciclo se desarrollará la capacidad de escucha activa ante el espacio sonoro que les rodea. Por lo tanto se trata de fomentar en el alumnado una actitud de atención ante la abundancia de sonidos que ofrece la vida. Se leerán esquemas sencillos  en cuanto al reconocimiento de los elementos convencionales y no convencionales de notación musical.

Se seguirá trabajando en el juego dramático desarrollando la capacidad de observación y se deberá seguir progresando en el conocimiento del propio cuerpo y el de los demás, pasando progresivamente del movimiento espontáneo a una actividad motriz más controlada, sin perder por ello expresividad.


SEGUNDO CICLO. Expresión.

En este ciclo se afianza el conocimiento de los lenguajes plástico, musical y dramático. Es importante insistir en la elaboración de producciones propias, superando estereotipos y valorando la creatividad en la búsqueda de soluciones nuevas para que los niños adquieran una mayor capacidad expresiva. Se debe promover la coordinación entre las aportaciones individuales y la realización de un trabajo en común, aceptando y reconociendo los diferentes puntos de vista, desarrollando una actitud de respeto y de no discriminación hacia los demás.

Se continuará el trabajo con los distintos elementos del lenguaje plástico y visual mediante juegos sencillos y exploraciones sensoriales, profundizando en la utilización de las técnicas empleadas en el ciclo anterior.

En música es conveniente trabajar la sonorización de textos, poesías y canciones y las ejecuciones rítmicas y esquemas de acompañamiento más complejos. Se mejorará la expresión vocal y ampliará el repertorio de canciones, profundizando también en el repertorio de juegos y danzas, ampliándolo con el de otros países y culturas. El movimiento corporal es de gran importancia, incluyendo la coordinación de dos movimientos simultáneos. 

En dramatización se profundizará el esquema corporal, la improvisación de patrones rítmicos, estados de ánimo… y se representarán historias y situaciones cotidianas, diferenciando aspectos importantes de las mismas. Los niños y niñas utilizarán y manipularán distintos materiales para utilizar en distintas actividades de trabajo global y lúdico, consiguiendo cada vez más alejarse de los estereotipos (sexuales, raciales, sociales, etc). Todo lo expuesto anteriormente contribuirá a que cada alumno cree una imagen positiva de si mismo y de sus demás compañeros.


TERCER CICLO. Percepción.

En el tercer ciclo de Primaria se continuará profundizando en el desarrollo de la capacidad de percepción y análisis sensible del entorno y del hecho artístico, hasta alcanzar una observación sistemática y autónoma. Un aspecto especialmente importante es el de la iniciación a las prácticas culturales contemporáneas y el del progresivo conocimiento de las manifestaciones artísticas del entorno, así como las de otros pueblos y épocas, proporcionando al niño la posibilidad de disfrutar como espectador en este caso, descubriendo y compartiendo los proyectos artísticos de otros. Será interesante asistir de forma directa a actividades relacionadas con la educación artística y musical fuera del ámbito escolar. Cada niño ira formándose comentarios argumentados en una producción artística.

Se ha de seguir avanzando en el entorno visual, favoreciendo una postura activa y crítica frente a la avalancha de imágenes que inundan el espacio visual. Es propio de este ciclo el acercamiento intuitivo a la perspectiva.

Hay que desarrollar la capacidad de análisis de los datos que se perciben del entorno sonoro, fomentando una actitud crítica y de defensa contra las agresiones sonoras y ambientales. Del mismo modo se ha de fomentar una actitud “atenta” a los efectos sonoros y la música utilizada de fondo en la imagen corporal y visual, siendo igualmente necesario desarrollar la escucha activa y comprensiva. Se profundizará en el análisis de los parámetros del sonido con un creciente grado de complejidad.

Es importante en el ámbito dramático conocer distintas producciones escénicas de distintas culturas y épocas y debemos seguir profundizando en el trabajo corporal. Los alumnos y alumnas serán capaces de conocer y diferenciar los distintos elementos que entran a formar parte del juego dramático y los utilizarán en sus juegos e improvisaciones.

TERCER CICLO. Expresión.

En este ciclo los alumnos introducirán relaciones múltiples y diversas entre elementos artísticos básicos, utilizándolos de forma autónoma. Hay que educar al educando en la creatividad y el gusto por elaborar producciones personales. Las aportaciones que les ofrecerá la educación artística y musical deben quedar plasmadas en sus vidas sociales. En este tercer ciclo el alumno debe participar activamente en todo el proceso.

Es propio de este ciclo continuar avanzando en las distintas técnicas artísticas básicas y en la selección adecuada a la actividad, así como el seguir profundizando en la utilización de los distintos elementos del lenguaje plástico y visual. Los alumnos deben adquirir un compromiso con el cuidado y respeto de los materiales del aula, que debe estar adaptada con material variados.

En música se debe mejorar el control en la expresión y emisión vocal y ampliar el repertorio de canciones con otras de mayor complejidad. Es importante en este ciclo profundizar ya en la técnica instrumental, requiriendo además una mayor precisión rítmica. Se fomentará la construcción de instrumentos de mayor complejidad y el correcto manejo de aparatos de reproducción de sonido, así como su utilización en la grabación de las creaciones musicales propias. Se perfeccionará el control corporal y el movimiento en el espacio y se incluirán movimientos que requieran la coordinación de dos o tres partes diferentes.

En dramatización hay que profundizar en el trabajo corporal, en la experimentación de técnicas sencillas de relajación para alejar tensiones y bloqueos corporales, atendiendo especialmente al control y perfeccionamiento en la respiración, dicción, entonación y resonancia. Habrá que elaborar situaciones dramáticas que permitan al alumnado respetar opiniones diferentes a la suya. Un aspecto esencial en el juego dramático es el de la exploración sensorial de todo tipo de objetos, para jugar y disfrutar en este ámbito con todas las opciones que el mismo ofrece. La utilización de distintos recursos expresivos tendrá una mayor complejidad técnica, tanto en su elaboración como en la mayor adecuación a la situación dramática que se propone.

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates