Imprimir

Lenguaje Audiovisual - Colocación de los Objetos Dentro del Encuadre

Escrito por Administrator el . Publicado en Lenguaje Audiovisual

 Lenguaje Audiovisual

 

Colocación de los Objetos Dentro del Encuadre

Aunque no existen reglas rígidas sobre como colocar los objetos dentro del encuadre, es importante conocer algunos recursos cuya eficacia está demostrada, y que pueden ser útiles para resaltar el motivo o transmitir distintas sensaciones.

 La mirada no se mueve normalmente de forma uniforme, sino que se suele detener en ciertos puntos equiespaciados al tiempo que avanza en el recorrido que está siguiendo, siendo en éstos donde se concentra por defecto el interés del espectador. Por lo tanto, es aquí donde debemos colocar el motivo que deseemos resaltar en nuestras fotografías. De esta forma nace la llamada regla de los tercios, la cual nos indica que si dividimos la imagen a partes iguales por dos líneas horizontales y dos verticales, los cuatro puntos de intersección de dichas líneas son los que mayor atención recibirán del espectador.


Debido a esto, se deduce también que el motivo no debe ir centrado en el encuadre sino que es preferible desplazarlo ligeramente a la izquierda ya que así se obtienen imágenes menos simplistas, más atractivas y que ayudan al ojo a recorrer los puntos de atención.

Asimismo, el fotógrafo debe tener presentes las líneas dominantes de la composición que se realiza, utilizándolas para dirigir la atención del espectador. Éstas pueden ser horizontales, verticales, curvas u oblicuas,  siendo las diagonales y líneas en "S" mucho más interesante que las líneas paralelas, y utilizándose para imprimir un cierto movimiento a las fotos.

El caso más básico de línea dominante es la de horizonte, la cual actúa de referente para el espectador y es conveniente colocarla recta y no en el centro vertical de la imagen sino a dos tercios, ya que si se coloca la línea del horizonte al centro se obtendrá una imagen descriptiva, inexpresiva; mientras que al bajarla o subirla estamos primando el cielo, el mar o la tierra como fondo (o incluso motivo) de la imagen.


Otro caso típico son las líneas diagonales que a menudo se forman en las fotografías: pe. una barandilla de un paseo, una acera, un camino... todos estos elementos forman líneas dominantes en la fotografía y pueden, por tanto, ser usados para conducir la atención.


Finalmente, también es importante destacar dos casos especiales de líneas dominantes como son la mirada y el movimiento:

La mirada de un ser humano traza una línea dominante imaginaria en la foto de gran fuerza expresiva que debe ser respetada y resaltada por el fotógrafo. Cuando la persona retratada está mirando hacia algo debe abrirse el encuadre situando a la persona a un lado y dejando un espacio libre delante de ella para ser ocupado por su mirada.


Una persona u objeto en movimiento también describe una línea dominante imaginaria que es su trayectoria y que también puede tener gran fuerza expresiva. Cuando el motivo esté entrando en la escena es conveniente abrir el encuadre nuevamente y dejarle un espacio libre delante para que sea ocupado por su trayectoria y resaltar el efecto de movimiento.
Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates