Imprimir

Psicopedagogía - Disciplina o Castigo

Escrito por Administrator el . Publicado en Psicopedagogía

Psicopedagogía

 Image

¿DISCIPLINA O CASTIGO?

Muchos padres presentan inquietudes sobre cómo disciplinar a sus hijos. Muchos sienten temor y hasta sienten culpabilidad de hacerlo, pero lo que no saben es que la disciplina es necesaria para el desarrollo psicológico saludable.

Los niños necesitan crecer bajo una disciplina adecuada y apropiada, para saber lo que está bien o no. La disciplina estructura su vida, les enseña a comportarse de manera adecuada o, por lo menos, a saber cuándo no lo están haciendo.

Una disciplina adecuada también les ayuda a saber lo que se espera de ellos, lo cual hace que se sientan seguros. Sin embargo, el término “castigo” ha sido constantemente empleado, teniendo una connotación negativa. Es cierto que la conducta inadecuada debe corregirse de forma apropiada, por eso veamos a continuación la diferencia entre el castigo y la disciplina:

EL CASTIGO:
- No tiene sentido para el niño
- Va contra el niño.
- Es motivado por la venganza.
- Es mayormente fruto del coraje y la ira del momento.
- Crea terror y daño emocional
- Únicamente le dice al niño lo que ha hecho mal.
- Castigan a los padres haciendo de sus vidas lo que tanto se les han dicho que no hagan.

LA DISCIPLINA:
- Enseña al niño como actuar.
- Tiene sentido para el niño.
- Tiene que ver con algo que el niño hizo equivocadamente.
- Ayuda al niño a sentirse bien consigo mismo, a corregir errores y a tomar responsabilidad de sus acciones.
- Dice al niño que es amado por sus padres.
- Tiene como meta la corrección y la enseñanza.

Un ejemplo de ello puede ser cuando su niño o niña tira las crayolas al piso.
Castigamos cuando: Decimos al niño que  no sabe comportarse y le pegamos en sus manos.
Disciplinamos cuando: Decimos que recoja las crayolas y le explicamos que  se podrían quebrar o que podrían manchar el piso. Ponga las crayolas fuera del alcance de su niño(a) por uno o dos días.


Es importante tener en cuenta que los niños que son castigados con frecuencia y con excesiva severidad, pueden perder el control sobre sí mismos, lo que acaba en algunos casos ocasionando timidez.

DISCIPLINA POR EDADES

De 6 a 8 años
- Cumpla su palabra a la hora de impartir disciplina o si no, se arriesgará a perder su autoridad.
- Asegúrese de no amenazar a su hijo con castigos imposibles cuando esté muy enfadado.
- Si no cumple sus amenazas, su palabra perderá valor.

De 9 a 12 años
- Enséñeles a asumir las consecuencias de su comportamiento.
- Si su hijo de 11 años se va a dormir sin haber hecho los deberes, tendrá que ir a la escuela al día siguiente sin haberlos hecho y cargar con las consecuencias de que le pongan una mala nota.

A partir de los 13 años
- Su hijo sabe lo que se espera de él y que usted cumple su palabra en lo que se refiere a las consecuencias de la mala conducta.
- No baje la guardia. Un adolescente también necesita que se le pongan límites.
- Fije normas sobre los deberes, visitas de los amigos, hora de llegada a casa.
- Usted tiene el control.
- También es importante que su hijo tenga cierto grado de control sobre su propia vida.
- Céntrese en lo positivo.


INFLUENCIA DE LA FAMILIA EN LA CONDUCTA AGRESIVA DEL NIÑO
Se ha demostrado que tanto un padre o madre poco exigente, como uno con actitudes hostiles que desaprueba constantemente al infante, fomentan el comportamiento agresivo en los niños. Además, hay otros aspectos a tener en cuenta dentro del ambiente familiar, que influyen en la conducta agresiva del niño como:

- Incongruencia en el comportamiento de los padres.
- Las relaciones deterioradas entre los padres provocan tensiones.
- Las conductas agresivas se pueden aprender por imitación.
- Las conductas agresivas en la gran mayoría son manifestación de enojo.

El enojo puede tener diversas fuentes y explicaciones tales como:
- Estar siendo agredidos emocional y físicamente por los padres. Es responsabilidad de los padres descubrir qué está ocurriendo en el mundo interior del niño para poder darle una solución.
- Sentimientos de tristeza y humillación y al no poder entender dichos sentimientos o que los mismos están siendo ignorados por su entorno, empieza a evidenciar conductas agresivas.

Es importante poder incorporar a los hijos a nuestro mundo, debido a que los niños que se sienten excluidos por la propia familia, manifiestan no ser atendidos y ser considerados como objetos de la casa. Por ello, es importante compartir actividades juntos y aprender que ambos mundos pueden converger en un solo espacio.

 

 

http://www.loseskakeados.com

 

 

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates