Imprimir

Psicopedagogía - Los Hijos del Divorcio

Escrito por Administrator el . Publicado en Psicopedagogía

Psicopedagogía

Image 

 

Los hijos del divorcio

No es raro ver en la actualidad cada vez más personas y parejas que atraviesan un proceso de separación o divorcio, convirtiéndose en una situación cada vez más común que no debemos mirarla con fatalismo. Sin embargo, es más saludable ver a los padres separados compartiendo una relación en paz y no profiriendo gritos ni intercambiando gestos y miradas amenazadoras delante de los hijos, quienes finalmente son los más perjudicados.

Este artículo quiere animar a la reflexión a los padres que atraviesan este problema. En mi labor diaria, cuando converso con los niños(as), me enfrento a este tipo de casos y veo cómo ellos sufren las consecuencias negativas, porque sus padres no pueden ponerse de acuerdo ni dejar de lado su enojo y resentimiento hacia su cónyuge.

Si una pareja se encuentra en proceso de separación o divorcio debe tener en cuenta que:

  • El problema es con su pareja, nunca con sus hijos.
  • La única forma en que sus hijos no sufran durante la separación o divorcio es que los padres estén plenamente conscientes de que deben explicarles con claridad la situación a ellos y decirles que, independientemente de la decisión que tomen, ambos seguirán queriéndolos y ayudándolos.
  • Si no hay más remedio que el divorcio, siempre será referible una separación amistosa antes que una conflictiva, por el bienestar y seguridad de los hijos y de la propia pareja.
  • Hay que hacer un gran esfuerzo para superar el rencor y la rabia. Es indispensable por el bien de todos.


M. Martínez (1999) dice que si el ambiente que rodea al niño es favorable, es decir que sus padres pueden ejercer juntos la paternidad, mostrar un comportamiento consistente frente al niño y evitan discusiones frente a éstos, los hijos lograrán adaptarse bien al divorcio.


Es importante considerar que la ruptura del matrimonio se manifestará con enfado y rabia; que en ocasiones será difícil de manejar por el padre custodio, manifestando éste diferentes reacciones:

  • Comparten con los hijos el enojo hacia el otro progenitor.
  • Desplazan el enojo que sienten hacia la otra parte, hacia los hijos.
  • No responden a las necesidades de los hijos por estar demasiado ocupados en sus propias necesidades.
  • Intercambian cuestiones personales con los hijos como si fueran pares.
  • No les proporcionan límites necesarios y apropiados.
  • Utilizan a los hijos mayores para que cuiden de los menores.
  • Ven a los hijos como propiedades


Seguidamente colocaré algunos consejos sugeridos por el Dr. Huntley para que los niños puedan asimilar el divorcio y nuevas situaciones familiares, más allá de su sexo o edad: Atravesando un divorcio. La perspectiva de los hijos

1. No me pongas en el medio. Si necesitan hablar, por favor, háganlo solos.

2. No tomen partido de mí. Ya no tienen un esposo o una esposa, pero yo  tengo una madre y un padre. Cuando sea posible, díganme algo positivo uno acerca del otro.

3. A menos que exista una situación de abuso, permítanme estar con ambos. Tengan esto en cuenta al momento de decidir dónde se van a mudar. 4. Cuanto mejor se lleven, mejor podré yo asimilar su divorcio o separación. 5. Pregúntenme cómo lo estoy llevando y qué necesito. Incluso cuando ustedes mismos estén tratando de adaptarse a su pérdida, necesito hablar con ustedes sobre lo que está pasando. 6. Traten de mantener inalterado el resto de las cosas en mi vida. Es estresante perder a uno de los padres debido al divorcio, pero es aún más duro cambiar de colegio, de vecindario y de casa. 7. Recuerden que soy su hijo(a). Aunque estén atravesando un divorcio, mi función no es la de reemplazar a mi papá o mamá o  la de ser su amigo. Continúen tratándome como a su hijo(a).

8. Si necesitan hablar con alguien sobre lo que está pasando, busquen un amigo o un terapeuta. Es demasiado para mí tener que cargar con su problema también.

9. No importa cuál sea mi edad, esto siempre significará una pérdida para mí. Puedo manifestar mi pena de distintas maneras, incluso como ira, depresión, ansiedad, o tratando de llamar la atención. Por favor, ayúdenme si tengo problemas.

10. Echo de menos la continuidad, la rutina y la tradición. Aunque nuestra familia haya cambiado, traten de conservar intactas tantas tradiciones y rutinas como puedan.

OTROS CONSEJOS PRÁCTICOS

  • Si va a visitar a sus hijos, llegue a la hora prometida. Si va a demorarse o no va a visitarlos, trate de que la razón justifique el incumplimiento y déjeselo saber al menor previamente.
  • En lo posible, el tiempo que comparta con sus hijos no debe interferir con su actividad escolar ni la intimidad familiar. Involucrarse en sus actividades escolares, es una de las mejores maneras para demostrarles que ellos les importan.
  • No caiga en la rutina. Realice con el pequeño actividades propias de su edad, ya sea en casa o al aire libre. En lo posible, evite que pase el tiempo frente al televisor o a la computadora.
  • Pasear en bicicleta y caminar ayuda a distenderse y son actividades que puede compartir con sus hijos.
  • Hagan compras juntos: es una actividad que plantea decisiones y así podrá ir viendo cómo piensan los niños(as).
  • Si usted siente que no puede asumir este trance con calma y responsabilidad, pida asesoría terapéutica urgente. Lo peor sería trasladar, sin querer, sus problemas a sus hijos.
  • Reorganizarse en sus actividades, pero sobre todo es fundamental que se adapte a su nueva situación económica, reduciendo gastos (sobre todo de entretenimiento).

 

http://www.loseskakeados.com

 

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates