Imprimir

Apunte - Lenguaje Audiovisual - La Imagen

Escrito por Administrator el . Publicado en Lenguaje Audiovisual

Una imagen influye más que mil palabras


Mucho hay de cierto en el conocido aforismo "una imagen vale más que mil palabras", y fundamentalmente ese valor reside en lo que constituye la característica básica del lenguaje audiovisual: comunicar un concepto a través de las emociones que causa la combinación de imágenes y sonidos.

Para presentarnos la crueldad de la guerra, el reportero nos muestra imágenes de cuerpos destrozados por los bombardeos; para vender un determinado producto, aparecen en el anuncio mujeres y hombres atractivos y juveniles, inmersos en un clima sensual conseguido gracias al perfume que utilizan, o al coche que conducen... Comunicar un concepto a través de las emociones que causa la combinación de imagen y sonido es la característica básica del lenguaje audiovisual.

¡Y cuán fácilmente influenciable es nuestra capacidad de sentir emociones! ¡Con cuántos instrumentos cuenta el lenguaje audiovisual para conseguirlo! La estética de la composición icónica, la magia del color, el juego de la luz, el ritmo del movimiento de las imágenes, la capacidad evocadora de la música, la calidez de la voz humana, el impacto de los efectos sonoros...

Pero no es cuestión de anatematizar los medios audiovisuales y, por extensión, los demás medios de comunicación social prensa, radio... que también disponen de potentes herramientas para influir en nuestra vida de una forma que puede llegar a ser dominadora y alienante. Sería iluso el intentar aislarnos del contexto cultural en el que estamos inmersos, porque incluso recortaríamos nuestra capacidad de comunicarnos si pretendiéramos aislarnos del impacto de los <<mass media>>.

Sin embargo, no resulta muy esperanzador contemplar el panorama producido por el bombardeo constante de mensajes, que condicionan nuestra vida de tal manera que llegan a formar, en muchas personas, una ética determinada. Los medios de comunicación, y muy especialmente la televisión, ofrecen a millones de personas, con toda la persuasión que son capaces de conseguir, unos valores y convicciones que configuran una determinada visión del mundo. Estos valores y convicciones han sido "influidos" en las personas para moverlas a determinados actos, que en la mayoría de los casos sólo responden a una motivación económica o, mejor dicho, economicista de los emisores del mensaje. Asistimos al espectáculo protagonizado por una gran cantidad de sutilísimas influencias, en muchos casos altamente perniciosas, que han visto aumentar su potencial persuasivo a través de su difusión audiovisual.

Además, la actual profusión de imágenes y sonidos está dando lugar al nacimiento de un nuevo tipo de inteligencia en las generaciones jóvenes, que han crecido inmersas en la cultura de la imagen. Estas personas comprenden ante todo de un modo sensitivo, dejando que vibren todos sus sentidos. Parecen conocer sólo a través de sensaciones, reaccionan únicamente ante los estímulos de los sentidos, no ante las argumentaciones de la razón. El joven comprende sintiendo. Por eso una imagen puede llegar a influir más que mil palabras.

Las posturas extremas parecen descalificarse por sí mísmas. Ni vendarse los ojos, para evitar ser esclavos de este panorama arrollador, por cuanto nos impediría contemplar tanta belleza como hay en el mundo, ni amordazar nuestra razón, lo que representaría una actitud deshumanizadora.

Una primera reflexión, que podría ayudarnos a situar nuestro planteamiento, sería la conveniencia de "recuperar" la razón humana, pues en la perplejidad de la posmodernidad parece como si fuera menospreciada por muchos, exaltando, por el contrario, el desbordamiento de pasiones y sensibilidades y de toda clase de recursos mágicos y esotéricos. Una razón libre de *influencias+ y liberada, también, de la pretensión absolutista en la que quizá cayeron las ideologías que han configurado la modernidad. Una razón, no obstante, "sintiente" -como decía Zubiri-, que puede ayudarnos a ser perceptores capaces de discernir los mensajes susceptibles de influirnos, en lugar de ser meros receptores de influencias.

http://www.loseskakeados.com

 

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates