Imprimir

Criminología y Criminalística: Las Lesiones - Lesiones Vitales y Post-Morten

Escrito por Administrator el . Publicado en Criminología Criminalística

 

 

 Image

 

Las lesiones

 
Aspectos Medico-Legales Relativos a las Lesiones Vitales y Post-Mortem.

Los tejidos con sus células tienen distintos comportamientos en vida y post-mortem. En la evaluación de muerte, como en el homicidio, suicidio o muertes naturales, aparecen distintos comportamientos de los líquidos corporales permitiendo en muchos casos establecer si una lesión fue vital (en vida) o fue post-mortem. Un hecho particular lo establece la sangre: Coagulación: La sangre derramada en vida coagula con gran rapidez. La sangre derramada post-morten no coagula o coagula en forma deficiente. A pesar de haber fallecido mantiene su coagulación hasta seis horas.
 
Al someter al chorro fino de agua a sangre coagulada difícilmente se podrá arrastrar un coágulo vital, pero sí podrá realizarlo en uno post-morten. Por otra parte la malla que establece la fibrina en un coágulo vital es más organizada y fácilmente reconocible. Lo que no sucede en una post-mortal.
 
Hemorragias: La hemorragia es una lesión vital.
Deberán considerarse casos puntuales, como por ejemplo, una lesión inmediatamente a la muerte o en zona hipostática. Además, hemorragias internas deben ser examinadas cuando presentan gran volumen a fin de evaluarse como vitales, de lo contrario se sospechará como post-mortal.
Lesiones en la cara, con hundimiento cráneo-facial, permitirán sospechar hemorragia vital a distancia por la presencia de fracturas de cráneo.
Diferencias entre las heridas: En las lesiones vitales los bordes de la herida están engrosados, retraídos con la presencia de exudados y supuración. Presenta hemorragia abundante con infiltración a los tejidos asociado a sangre coagulada en el fondo de la herida.
A diferencia de éstas, las lesiones post-mortales, encontrarán labios de la herida blandos, sin retracción, sin exudado y sin supuración. La hemorragia no estará presente y en el fondo de la herida no habrá sangre coagulada.
Comentario: En los casos de muerte violenta, como homicidio, con objetivo de buscar que el cadáver nunca sea identificado o con la alevosía en vida sobre una persona se establecen signos de descuartizamiento. A través del Código se deberá tipificar el delito y establecer si el descuartizamiento fue en etapa vital (homicidio con alevosía y ensañamiento) o si fue post-mortal en donde la persona ya no es figura jurídica


El Concepto de Víctima

La ONU en 1986, definió a la víctima como "aquella persona que ha sufrido un perjuicio (lesión física o mental, sufrimiento emocional, pérdida o daño material, o un menoscabo importante en sus derechos), como consecuencia de una acción u omisión que constituya un delito con arreglo a la legislación nacional o del derecho internacional."
Una rama de la Criminología, la Victimología, se ha dedicado a estudiar lo referente a las víctimas. Como en muchas otras disciplinas, en la victimología se presentan diferentes enfoques, en uno de ellos; (Citado por Clemente, 1998) propone una categorización de las víctimas en no participantes, latentes, provocativas, participantes y falsas.

Las no participantes son aquellas víctimas que no contribuyen y que por lo general se resisten a la consecución del delito. Por víctimas latentes se entiende aquellas personas que sufren una predisposición especial para ser víctimas de delitos. Las provocativas son las personas que crean ambientes idóneos o incitan a la realización de un delito. Las participantes como lo indica claramente la expresión contribuyen al delito y las falsas son las que afirman haber sido víctimas de un delito aún siendo conscientes de que no lo son.
Durante mucho tiempo la criminología no le dio mayor importancia a las víctimas, su interés básicamente giró alrededor del autor del delito y del fenómeno delincuencial.
En la actualidad se acepta que la víctima desempeña un papel relevante en la dinámica de la acción delictiva, ya que su conducta descuidada, provocativa, etc pueden inducir a la comisión del delito.
Muchas investigaciones han analizado el papel de las víctimas en la precipitación del delito y han considerado que algunas personas tienen una predisposición victimal y que existen determinados tipos de personalidad que aumentan el riesgo de victimización. Es importante resaltar que no todas las víctimas de delitos tienen los mismos efectos ni problemas derivados de la victimización, para esto se debe considerar los recursos, habilidades y estructuras cognitivas que posee la persona antes del hecho delictivo, así mismo es importante considerar la intensidad objetiva y subjetiva que le dé la persona y por último de la reacción y el apoyo que el entorno le provea a la víctima.

La Personalidad

De acuerdo con lo anterior la personalidad, juega un papel fundamental en la dinámica de la acción delictiva víctima- victimario. Ya que está corresponde al modo único, determinado, indivisible y orgánico como cada persona condensa sus logros en el ámbito psíquico, corporal y espiritual en una unidad única que lo hace diferente a todos los demás.


Características en el desarrollo social de la victima y el victimario:

1. Hipersensibilidad a la crítica.
2. Baja autoestima debido a la autocrítica dura y excesiva.
3. Hostilidad siempre a punto de estallar aún por cosas de poca importancia
4. Tendencias defensivas y una inapetencia generalizada de la vida.
5. Personalidad posesiva con dificultad para comprender y enfrentar situaciones e incapaz de exteriorizar las culpas.
6. Uso y abuso de sustancias controladas como el alcohol y las drogas.
7. Deseos de suicidio.

v Características en el desarrollo físico de la victima y el victimario

1. Marcas en el cuerpo.
2. Poco desarrollo de las extremidades (no siempre).
3. Mutilación (no siempre).
4. Mala nutrición e higiene.
5. Aparenta sentirse enfermo la mayor parte del tiempo.


Momento de la agresión:

En el mismo instante de la agresión ilegitima en que se hace evidente por parte del agresor (atacante), su intención de arremeter contra una persona o victima, típico el caso de un ataque delictivo, contrario al derecho.

Numero de agresores:

Es la relación que existe entre la perpetración de un derecho y sus protagonistas, es decir, cuantas personas han participado en el hecho punible.

Ejecución de movimientos por la victima, heridas de defensa:

El derecho ala legitimidad de defensa, es excepcional, y se ejerce cuando los auxilios de la fuerza pública, no pueden llegar solicitos en ayuda del agredido, a quien el estado, que tiene el monopolio de la fuerza y la justicia, le reconoce ese derecho como propio y natural, puesto que si alguna ley lo prohibiera, se convertiría en un deposito y nadie cumpliría con la misma.
La legitima defensa es un instituto jurídico de carácter universal, que ha sido reconocido por todas las legislación defensa.


Artículo 62. No es punible el que ejecuta la acción hallándose dormido o en estado de enfermedad mental suficiente para privarlo de la conciencia o de la libertad de sus actos.
Sin embargo, cuando el loco o demente hubiere ejecutado un hecho que equivalga en un cuerdo a delito grave, el tribunal decretara la reclusión en uno de los hospitales o establecimientos destinados a esta clase de enfermos, del cual no podrá salir sin previa autorización del mismo tribunal. Si el delito no fuere grave o si no es el establecimiento adecuado, será entregado a su familia, bajo fianza de custodia, a menos que ella no quiera recibirlo.

Artículo 65. No es punible
Ordinal 3. El que obra en defensa de su propia persona o derecho, siempre que concurran las circunstancias siguientes:
a. Agresión ilegítima por parte del que resulta ofendido por el hecho.
b. Necesidad del medio empleado para impedirla o repelerla.
c. Falta de provocación suficiente de parte del que pretenda haber obrado en defensa propia.
Se equipara a la legítima defensa el hecho con el cual el agente, en el estado de incertidumbre, temor o terror traspasa los límites de la defensa.
d. El que obra constreñido por la necesidad de salvar su persona, o la de otro, de un peligro grave e inminente, al cual no haya dado voluntariamente causa, y que no pueda evitar de otro modo.
Artículo 423. No será punible el individuo que hubiere cometido alguno de los hechos previstos en los dos Capítulos anteriores, encontrándose en las circunstancias siguientes:
De defender sus propios bienes contra los autores del escalamiento, de la fractura o incendio de su casa, de otros edificios habitados o de su dependencia, siempre que el delito tenga lugar de noche o en sitio aislado, de tal suerte que los habitantes de la casa, edificios o dependencias, puedan creerse, con fundado temor, amenazados en su seguridad personal.
Cuando al repeler a los autores del escalamiento, de la fractura o del incendio de la casa, edificios o dependencias, no concurrieren las condiciones anteriormente previstas, la pena del delito cometido solo se disminuirá de un tercio a la mitad, y el presidio se convertirá en prisión.


Muertes por homicidio, suicidio, accidente

Art. 88-“el cadáver no podrá ser transportado del lugar en que se encuentre ni variado de posición hasta que los facultativos no hayan terminado su examen exterior” (CIMF)

El medico forense realiza una revisión exterior para tener minar si el individuo esta muerto o si aun tiene vida. SI aun se encuentra con vida se le prestara la atención necesaria a los fines de evitar su muerte. Pero si por el contrario se encuentra sin vida el cuerpo es enviado a la morque donde el patólogo forense practicara la autopsia para encontrar la causa de la muerte. El medico forense debe dejar constancia de tales circunstancias a través de un acta, y a su vez de igual forma lo hará el patólogo forense. Ambas actas se complementan mutuamente para establecer las circunstancias en que pudo haber muerto esta persona.

Las personas con trastornos mentales corren, en general, mayor riesgo de suicidio. Los datos sobre otros tipos de muerte no natural son más escasos y no suelen distinguir sus diferentes causas, como los accidentes y los homicidios. Deben tenerse en cuenta estos antecedentes al momento de estudiar lo que origino la muerte.


SUICIDIO. “Es el último síntoma de una existencia infeliz”. Desde el punto de vista medicolegal es “aquella muerte resultado de una acción u omisión generada por la propia víctima”, teniendo en cuenta en esta definición 2 elementos fundamentales:

Existe la voluntad o intencionalidad del sujeto de provocarse la muerte.
En ocasiones existe intención de autolesión y que la muerte sea consecuencia de esta.

Existen diferentes dificultades para el diagnóstico de suicidio. En primer lugar, en Psiquiatría forense no existe un seguimiento a priori de los casos, la mayoría de las veces se parte de un hecho consumado, se tiene que evaluar clínicamente a un individuo que no ha sido su paciente, y en segundo lugar no toda muerte suicida sigue una evolución rectilínea, con un proceso previo de enfermedad o dificultades que conllevan a crisis que culminan coherentemente con la auto agresión. En muchos casos esta conducta aparece en forma explosiva en personas en las cuales no existen antecedentes biográficos, ni médicos de problemas o trastornos psiquiátricos.

Nos centraremos en los aspectos de la muerte suicida que es el tema que nos ocupa.

El suicidio ha sido conceptualizado desde diferentes aristas por escritores, cineastas, sociólogos, psiquiatras y suicidológos. Para Kafka “es una ingenua manifestación de impaciencia”, para Pérez S. “es el último síntoma de una existencia infeliz”. 3 Desde el punto de vista medicolegal definiremos la muerte suicida como “aquella muerte resultado de una acción u omisión generada por la propia víctima”, teniendo en cuenta en esta definición 2 elementos fundamentales:

Existe la voluntad o intencionalidad del sujeto de provocarse la muerte.

En ocasiones existe intención de autolesión y que la muerte sea consecuencia de esta.
Investigar una muerte violenta es un proceso complejo, que depende de numerosos factores e incluso de datos aportados por profesionales disímiles, incluso hay casos en los que no se puede determinar con claridad, ni con la muy de moda autopsia psicológica. Por todo lo antes expuesto, en Psiquiatría forense lo primero que se debe desarrollar al hablar de suicidio es el diagnóstico de este.

Existen diferentes dificultades para el diagnóstico de suicidio. En primer lugar, en Psiquiatría forense no existe un seguimiento a priori de los casos, la mayoría de las veces se parte de un hecho consumado, se tiene que evaluar clínicamente a un individuo que no ha sido su paciente, y en segundo lugar no toda muerte suicida sigue una evolución rectilínea, con un proceso previo de enfermedad o dificultades que conllevan a crisis que culminan coherentemente con la auto agresión. En muchos casos esta conducta aparece en forma explosiva en personas en las cuales no existen antecedentes biográficos, ni médicos de problemas o trastornos psiquiátricos

El diagnóstico de suicidio parte de 2 elementos: Elementos externos de la investigación (que también podemos nombrarlos como del lugar de los hechos y testimoniales) y elementos nucleares (o de la autopsia propiamente dicha).

Los elementos externos de la investigación se definen como actuaciones que aportan datos fuera de las operaciones de autopsia o complementarias a ella. Estos a su vez se dividen en 2 grupos: Grupo A: El examen del lugar de los hechos y lugares relacionados con este. Grupo B: Recogida sistemática de datos testimoniales.

La diferencia entre estos grupos consiste en que el primero se refiere a evidencias concretas aportadas por el investigador y el segundo a las pruebas que llegan indirectamente a través de otras personas.

Grupo A, el examen del lugar de los hechos es el que se realiza en el lugar donde ha aparecido el cuerpo y en todos aquellos lugares donde puedan aparecer datos o evidencias relacionadas con el caso.

Elementos que se debe tener en cuenta

- Accesibilidad, que no es más que la valoración de presencia de terceros en el lugar.
Ausencia de elementos criminalísticos de presencia de terceros como huellas, pelos, u otros indicios biológicos.

- Situación de orden general, posición del cuerpo, presencia o no de signos de lucha, este criterio debe ser relacionado con otros elementos de juicio por tener falsos positivos y negativos.

- La existencia de elementos en cuanto a la disposición de objetos en el lugar de los hechos que de manera clásica se han convertido en elementos indicadores de suicidio, entre los que podemos destacar:


La ubicación del cadáver ante un espejo.

- Haberse quitado la ropa de forma total o parcial, se pueden encontrar las prendas bien dobladas en caso de denudación total, es clásico el descalzarse ante una precipitación o ahorcadura y colocar el calzado de forma paralela y ordenada junto al sitio del salto.
La desnudez parcial se refiere a las zonas anatómicas donde se produce la lesión.

- El medio que produce la agresión cerca del cadáver en una disposición que indica que ha sido manipulado.

- La reconstrucción en el lugar de los hechos del mecanismo utilizado, en las ahorcaduras por ejemplo el punto de suspensión, en los lanzamientos, el arco seguido por el cuerpo.

- La carta suicida.

No siempre existen elementos indicadores. También, pueden existir elementos distorsionadotes como la intervención de terceras personas después de los hechos, esto se observa sobre todo ante la necesidad de ocultar el suicidio, para los sobrevivientes evitar ser juzgados o cuestionados en dependencia de su religión o legislación.

El Grupo B se refiere a la recogida testimonial de datos. Esta supone la recopilación de datos procedentes de la investigación judicial y policial, existen 2 tipos de datos testimoniales:

- TESTIGOS DIRECTOS, aunque la mayoría de las acciones suicidas se producen en la intimidad, el testigo directo ideal es aquel que no guarda relación ni interés con la causa (pueden existir testigos accidentales, sobre todo cuando el mecanismo de muerte es el lanzamiento al vacío, pero lo más frecuente es que el suicida se aísle antes de consumar el acto y evite testigos que puedan interferir en sus propósitos).
Recogida de antecedentes, que se puede hacer mediante la autopsia psicológica.

- Los elementos nucleares se derivan de las observaciones de la autopsia, sus exámenes complementarios;

Los testigos pueden mentir o equivocarse, las circunstancias ser engañosas, pero el cadáver y las evidencias que en él quedan impresas son el testimonio más elocuente de los hechos.

HOMICIDIO: Es el de mayor interés desde el punto de vista penal, en este los mecanismos lesivos utilizados no pueden estar o haber sido manipulados por la víctima, el diagnóstico casi siempre escapa a elementos de orden medicolegal, el diagnóstico certero se basa, en la mayoría de los casos, en elementos periféricos de base criminológica o policiológica. Existen circunstancias como enfermedades mentales, problemas familiares o económicos graves que son indicadores de riesgo suicida, pero que en ocasiones pueden ser elementos también de riesgo de ser víctima de un homicidio. Es importante saber que la existencia de factores de riesgo es útil para orientar una investigación, pero no para afirmar que se haya producido el evento o conducta más probable u otra distinta , por ejemplo en una muerte dudosa encontramos que el sujeto tenía riesgo suicida, entonces creemos que no lo mataron, como si una cosa excluyera la otra, cuando en realidad en conducta parasuicida pudo perfectamente ocurrir que la víctima fuera provocador o imprudente y lo hubiesen matado o que simplemente tuviese un accidente. El diagnóstico final está dado en la exclusión sistemática de la presencia o posibilidad de intervención de terceras personas en la producción del mecanismo lesivo.

¿Cómo excluir mediante la necropsia la posibilidad de intervención de terceras personas?

Esto se hace mediante la constatación de 3 elementos básicos:

- Ausencia de elementos o signos de reducción mecánica que hayan podido producir pasividad en la víctima y facilitar la acción.

- Ausencia de signos de lucha del tipo que sea, tanto en el cadáver como en la vestimenta como en el lugar de los hechos (hay que tener en cuenta que en determinados mecanismos suicidas pueden aparecer lesiones de resistencia que deben de ser evaluadas cuidadosamente, como en la intoxicación por cáusticos, donde con frecuencia se observa en el lugar gran desorden y aparentes signos de lucha).

- La ausencia de elementos de reducción química, la ausencia de estados importantes de embriaguez o intoxicación por sustancias psicoactivas depresoras del sistema nervioso que puedan reducir la resistencia de la víctima.

Además, de todos estos elementos para establecer este diagnóstico diferencial hay que demostrar que, efectivamente, la muerte se ha producido por el mecanismo aparente, esto nos lleva a la investigación de los llamados suicidios simulados, en los cuales el mecanismo aparente es pos -mortem, existiendo mecanismos vitales de carácter homicida que han producido la muerte de la víctima. (Se han encontrado cadáveres ahorcados después de fallecidos.)

ACCIDENTE: se trata de situaciones en las cuales se ha hecho un diagnóstico preliminar del accidente y aparecen hechos que nos llevan a la sospecha de que se trata de un suicidio u homicidio .Donde la causa de la muerte pude ser por imprudencia, impericia o negligencia.

Existen 3 tipos de circunstancias que plantean mayores problemas a la hora de realizar este diagnóstico:
Los politraumatismos de tránsito, los cuales se califican automáticamente de accidentes de tránsito, esto constituye un elemento apriorístico en la investigación, esto no quiere decir que la mayoría de estas muertes sean de tipo accidental, de ahí la importancia de la necropsia medicolegal en este tipo de accidentes. Otro elemento polémico en este tipo de muertes lo tenemos en aquellas situaciones en las cuales el resultado mortal sea producto de la imprudencia, aunque es cierto que la imprudencia es una constante en los accidentes de tránsito, hay casos en los cuales la magnitud de esta imprudencia demostrada en la víctima hace que bajo el punto de vista medico legal dicha imprudencia sea más que una imprudencia inconsciente, una conducta parasuicida. Es evidente que el límite entre una imprudencia temeraria y una conducta suicida no existe en otro lugar que no sea en la conciencia del sujeto (sitio este de no muy fácil acceso) pero sí existencia una conductas parasuicidas.

Intoxicaciones: Es conocido que la ingestión de ciertas sustancias y determinadas dosis pueden dar al traste con la vida humana, ahora aquí el problema diagnóstico está en determinar la intencionalidad y voluntariedad con fines lesivos del consumo, es cierto que hay sustancias que tienen un escaso margen de seguridad tóxica y que su consumo puede provocar la muerte, como el carbonato de litio y otras en las que hay que valorar la posibilidad real de un accidente o una mala prescripción médica. Otro aspecto de relevancia en esto y de lo cual se aboga con mayor fuerza en estos momentos está en relación con la capacidad de cada sujeto de procesar los metabolitos activos de estas sustancias (psicofármacos sobre todo), estamos hablando de lo metabolizadotes lentos como principal grupo de riesgo.

Cuando la muerte se produce como efecto indirecto de una conducta suicida a eso se le denomina el problema de la con causalidad. Esta situación dificulta aún más el diagnóstico de conducta suicida o accidental, es importante tener siempre en cuenta que la causa directa de la muerte tiene que ser una secuela o consecuencia del acto consciente de quitarse o privarse de la vida.

En Psiquiatría forense se valoran algunas formas que son muy específicas de conductas suicidas o auto agresivas realizadas para provocar daño al organismo y que clásicamente no son vistas como una conducta suicida propiamente, sino como conductas gananciales referentes a obtener ventajas o cambios en las situaciones legales, políticas o de otra índole del lesionado. Ejemplos de estas conductas:

En primer lugar a la HUELGA DE HAMBRE, que en nuestro país específicamente no tiene en la mayoría de los casos una intención política, ni se explica por un mecanismo altruista con la finalidad de defender una causa justa. Con esta conducta se trata de involucrar a terceros en decisiones afines con propósitos gananciales para el huelguista, no obstante es una situación de auto agresión en la que se desplaza la responsabilidad moral de la lesión a terceros y constituye una conducta de carácter suicida. LA NEGATIVO A RESIVIR TRATAMIENTO ,es también una auto agresión deliberada, en la cual el individuo tiene conciencia de que su negativa tendrá consecuencias letales para su padecimiento y que la terapéutica que se le ofrece puede salvarlo, es importante aclarar que cuando la terapéutica no pone fin al cuadro o no es capaz de provocar la curación como en las enfermedades terminales (ejemplo, cáncer y otras), no se esta ante una conducta suicida , sino ante un mecanismo psicológico de negación, excluyendo, claro está, algunos sujetos con creencias religiosas cuyos preceptos les impiden recibir determinados tratamientos, como los ya conocidos casos de los adventistas del séptimo día y las transfusiones de sangre.

Otro aspecto de vital importancia para la Psiquiatría forense está en relación con el vínculo entre determinados delitos y la conducta suicida. No existe ninguna clase de sanción para la conducta suicida, en materia penal lo relacionado con el suicidio se ubica alrededor de la víctima y no en ella. La más cercana de todas estas acciones, es la ayuda o auxilio al suicidio que según el Código Penal.


LEVANTAMIENTO DE LAS EVIDENCIAS

Art.82-“todos los objetos que se encuentren junto al cadáver, deben ser examinados con atención. Del mismo modo se examinaran las armas, instrumentos y vestidos que se hallaren” (CIMF)

Son todas aquellas que se encuentran vinculadas o que podrían estarlo .Entre las más comunes están:

- Orina en estado líquido: Se levantara con una jeringa

- Semen: Se levantara con el soporte, o si esta sobre el cuerpo, se levantara con gasa o hisopo debidamente embalado

- Manchas de pintura: En estado líquido con espátula y embalado en papel o envase de color que contraste con el de la pintura.

- Pelos, cabellos: se levantaran con pinzas y embalaran separadamente, aun cuando a simple vista pertenezcan a la misma persona.

- Suciedad en uñas: Se retiraran de la uña con un palito de madera humedecido en una punta, y se embalara por separado la muestra de cada uña en un papel de contraste.

- Huellas de pies o zapatos: Si es pie descalzo sobre soporte liso, se aplicara luz oblicua y se fotografiara, en el caso de huellas en tierra, barro, arena, etc., se sacara el molde de la huella para su posterior análisis, el que podrá indicar, peso, estatura, marca del zapato, etc.

-Manchas de sangre: ya sea liquida o seca, se tomaran muestras.

ASPECTOS SOBRE LOS CUALES DEBEN INFORMAR LOS EXPERTOS EN LOS JUICIOS ORALES (MEDICO Y PATOLOGOS FORENSES):

Art.87 “los facultativos declararan si del examen de los objetos que rodeen el cadáver y del aspecto de su fisonomía pueden deducir que ha habido lucha” (CIMF)

-Descripción del cuerpo, cosas u objetos de la experticia

-Establecer la naturaleza del hecho de investigación, si se esta en presencia de un hecho provocado, accidente o autoprovocado

-Explicar el método y procedimiento que se realizo para estudiar el cuerpo, cosa u objeto que se trate., para obtener tales resultados

-Consecuencias necesarias deducibles del hecho, en concordancia con los medios utilizados para la investigación .Debe haber una relación de causalidad entre el hecho y el resultado


Medidas de gravedad en relación a la clasificación medico legal de las lesiones según el Código Penal Venezolano

Clasificación de las lesiones

Sujetivas
Intencionales Art. 413 C.P.

El que sin intención de matar, pero si de causarle daño a una persona o cualquier tipo de pertuberancia a la salud será castigado con prisión de tres (3) a doce (12) meses.

Preintencional Art. 418 C.P.

Si algunas del as circunstancias indicada en el Art. 406, quien resulte implicado en cualquiera de los supuestos expresados en los numerales anteriores, no tendrán el derecho de gozar de los beneficios procesales de la ley ni a la aplicación de medidas alternativas del cumplimiento de la pena.

Cuando el hecho fuera cometido con armas insidiosas o con cualquier otra arma propiamente dicha, o por medio de sustancias corrosivas la pena se aumentara en la proporción de una sexta a una tercera parte.

Si le hecho esta acompañado de alguna de las circunstancias previstas en le art. 407, la pena se aumentara con un tercio, sin perjuicio de la pena del hecho punible concurrente que no pueda considerarse como circunstancia agravante sino como delito separado.

Culposa Art. 422 C.P.

Los tribunales estimarían como motivo de atenuación en los juicios por muerte o lesión corporales el haberse causado los hechos en duelo regular. En este caso podrá rebajarse de una a dos terceras partes la pena correspondiente al hecho punible y a los testigos se les aplicara una pena igual a la que se le impugna el matador o heridor, disminuida a la mitad.

Si hubiera habido deslealtad, esta circunstancia se considerara agravante para la aplicación de las penas correspondientes al homicidio o lesión que hubiese resultado y los testigos serán considerados como coautores.

En caso de homicidio cometido en riña cuerpo a cuerpo, si el herido o interfecto la hubiese provocado. Sin graves riesgos se tendrá en cuenta aquella circunstancia y se aplicara la pena correspondiente con la atenuación prevista en la primera parte de este artículo.

En estos casos si le a ofendido el honor o la reputación, de su familia en documento publico o con dibujos divulgados o como otro medio de publicidad se estimara como provocador al autor de estos hechos y según la gravedad de la difamación, los tribunales pueden cambiar la pena que corresponda ante al que haya herido o dado muerte al provocador, en confinamiento por igual tiempo con la reducción prevista.

Objetivo

Gravision Art. 414

Si se ha causado una enfermedad mental corporal, cierta o incurable, la perdida de una mano, de un pie, de la palabra, de la capacidad de engendrar o del uso de algún órgano, en fin si se hubiese cometido el delito contra una mujer en cinta le hubiere ocasionado el aborto será castigado con presidio de tres a seis años.

Lesiones Menos graves Art. 415

Si se ha causado inhabilitación permanente de algún sentido o de un órgano. Si ha puesto en peligro la vida de la persona ofendida, en fin si habiéndose cometido el delito contra una mujer en cinta, causa un parto prematuro, la pena será de prisión de una a cuatro años.
Lesión Leve Art. 416 C.P.

Si se le hubiese causado un daño a la persona ofendida, enfermedad que solo necesita asistencia medica por menos de diez días, la pena será de arresto de tres a seis meses.

Lesiones Levísimas Art. 417 C.P.

Si el delito previsto en Art. 413, no solo no ha acarreado enfermedad que necesite asistencia médica, sino que tampoco ha incapacitado a la persona ofendida. Para dedicarse a su ocupación habitual, la pena será de arresto de diez a cuarenta y cinco días.

Calificadas art. 406 Art.

Quien resulte implicados en cualquiera de los supuestos expresados en los numerales anteriores no tendrán derecho a gozar de los beneficios procesales de la ley ni a la aplicación de medidas alternativas del cumplimiento de la pena.

Agravadas ART.407 C.P

La pena del delito previsto en el art. 405 de este código será de veinte años a veinticinco años de presidio.

para los que lo perpetren en la persona de su hermano.
para los que lo cometan en la persona del vicepresidente ejecutivo de la republica, los magistrados o magistrales del tribunal supremo de justicia de un ministro del despacho, de un gobernador del estado, de un diputado, del alto mando militar, de la policía o de algún otro funcionario publico, siempre que respecto a estos últimos el delito se hubiere cometido a causa de sus funciones.

Párrafo Único: quien resulte implicado en cualquiera de los supuestos expresado en los numerales anteriores, no tendrán derecho a gozar de los beneficios procesales de la ley ni a la aplicación de medidas alternativas del cumplimiento de la pena.

ART. 73 C.I.M
En los casos en que condiciones patológicas o circunstancias especiales anteriores a la lesión, impriman a esta un carácter mas grave que el de los casos comunes, los facultativos lo expresaran en su declaración.

ART. 74 C.I.M
Los facultativos trataran de determinar, hasta donde sea posible, si la lesión ha sido ocasionada por acción es daño o propicia y si ha sido accidental o no.

ART. 92 C.I.M
Los facultativos deben, además de describir las lesiones decir que clase pertenecen bajo el doble aspecto de su gravedad y de su naturaleza, adoptando para algunos casos la clasificación de los tratados clásicos de medicina legal.

¿Es la experticia forense una prueba vinculante o no para el proceso penal?

El informe de la experticia como tal no es vinculante para que el juez dictare una sentencia.

Sin embargo este se puede dar una valoración por ser susceptible de consideración. Evaluadas desde un punto de vista científico que puede dar o encuadrar en una explicación lógica, o como, o porque ocurrieran los hechos que dieron como resultado un hecho posible determinado. 
 
 
 
Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates