Toxicología

Imprimir

Toxicología: Accidentes y Lesiones - Intoxicaciones

Escrito por Administrator el . Publicado en Toxicología

 

 

Accidentes y lesiones

imprimir

Intoxicaciones

¿Qué es?

Es un estado clínico patológico que aparece por la acción de una sustancia tóxica que es introducida en nuestro organismo.

Las sustancias tóxicas que pueden producir una intoxicación son múltiples, destacando:

  • productos de limpieza, como detergentes, abrillantadores

  • medicamentos, como la aspirina, la digoxina

  • el alcohol

  • el monóxido de carbono, como en incendios o con calentadores en mal estado.

  • diferentes drogas de abuso,

  • algunas setas tóxicas.

Las vías por las que una sustancia tóxica es introducida en el cuerpo para producir una intoxicación, son varias: la más frecuente es la vía oral, aunque también debemos recordar la inhalación, y la vía venosa.

La causa de una intoxicación puede ser accidental, o puede ser el resultado de una tentativa de una autolesión.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas que presenta la persona que tiene una intoxicación pueden ser muy variados, en función sobre todo de cuál sea la sustancia tóxica causante de la intoxicación, destacando:

  • A nivel neurológico, la persona puede presentar síntomas leves como vértigos o inestabilidad, o más graves como convulsiones, coma, o parálisis muscular.

  • A nivel respiratorio, podemos encontrar la tos, un aumento de la frecuencia respiratoria, o la falta de aire.

  • A nivel cardiaco, debemos buscar una alteración de la frecuencia cardiaca, o del ritmo cardiaco, o bien una alteración de la tensión arterial.

  • A nivel del tracto digestivo, una persona con una intoxicación puede padecer desde una simple gastroenteritis, hasta una parada intestinal o insuficiencia hepática grave.

  • A nivel de los órganos de los sentidos, podemos encontrar una visión borrosa, o unos acúfenos.

  • A nivel de la piel, podemos apreciar desde una urticaria, un eritema, una descamación de la piel.

Es importante conocer cuál es la sustancia que ha producido la intoxicación, y dado que la vía de entrada más frecuente es la oral, debemos recordar qué es lo que hemos comido o tomado recientemente, y el tiempo transcurrido desde su ingesta.

¿Qué debemos hacer?

Ante la sospecha de una intoxicación debemos acudir a un centro sanitario donde un médico realizará un interrogatorio para poder determinar cual es la sustancia tóxico, una exploración física de la persona para determinar su estado clínico, se le harán las pruebas complementarias oportunas como analíticas de sangre y orina para la determinación de tóxicos.

En caso de una intoxicación por ingesta de una sustancia tóxica, lo que debemos hacer es, en espera de los servicios médicos de urgencias:

  • Observar la respiración y la circulación; si la persona no respira y no tiene pulso, debe iniciarse la respiración boca a boca y en el caso de conocer las maniobras de reanimación cardiopulmonar, deben iniciarse.

  • Comprobar que la persona haya ingerido algún tóxico; observar el olor de posibles sustancias químicas o buscar algún recipiente o alimento cercano.

  • Llamar al centro de toxicología de España

  • Si vomita, hay que dejar libres las vías respiratorias, para ello hay que limpiar la boca y la garganta de la persona intoxicada con un trozo de tela. Se puede guardar el vómito por si es preciso analizarlo para poder conocer cuál es la sustancia tóxica que ha tomado.

En caso de una intoxicación por inhalación de una sustancia tóxica, lo que debemos hacer es, en espera de los servicios médicos de urgencias:

  • Alejar a la víctima del gas, y abrir las ventanas y puertas para que salgan el humo

  • Respirar aire fresco profundamente varias veces y luego contener la respiración al entrar al lugar. Se aconseja colocarse un pedazo de tela mojado sobre la nariz y la boca.

  • NO encender fósforos o utilizar encendedores

  • Observar la respiración y la circulación; si la persona no respira y no tiene pulso, debe iniciarse la respiración boca a boca y en el caso de conocer las maniobras de reanimación cardiopulmonar, deben iniciarse.

¿Qué no debemos hacer?

Ante una persona en la que sospechamos está intoxicada:

No debemos dar le bebidas vía oral si está inconsciente

No debemos provocar el vómito, salvo que lo indique la unidad detoxicología.

Imprimir

Toxicología: Toxicología Forense

Escrito por Administrator el . Publicado en Toxicología

 

 

ToxicologíaForense

Tóxico o Veneno

Se define como toxico a cualquier elemento que ingerido, inhalado, aplicado, inyectado o absorbido, es capaz por sus propiedades físicas o químicas, de provocar alteraciones orgánicas o funcionales y aun la muerte. La palabra tóxico viene del latín toxicum y del griego toxikón.

Toxicología

Consiste en el estudio científico de estos elementos, su comportamiento, su metabolismo, sus mecanismos de acción, las lesiones que ellos ocasionan, su forma de acumulación, excreción y el tratamiento adecuado para proteger el organismo afectado.

Clasificación de las intoxicaciones

Podemos clasificar estos elementos en tóxicos: químicos y físicos.

Los tóxicos químicos pueden ser a su vez tóxicos de origen mineral, vegetal, animal.

Clasificación de los t óxicos

Los tóxicos pueden clasificarse por su origen, estado físico, órgano blanco, composición química y mecanismo de acción.

  • Por Su Origen:
    1. Tóxicos de origen mineral.
    2. Tóxico de origen botánico.
    3. Tóxico de origen animal.
    4. Tóxico de origen sintético.
  • Por Su Estado Físico:
    1. Tóxicos Líquidos.
    2. Tóxicos Sólidos.
    3. Tóxicos Pulvelurentos.
    4. Tóxicos Gaseosos.
  • Por El órgano Blanco:
    1. Hepatotóxicos.
    2. Nefrotóxicos.
    3. Hematotóxicos
    4. Etc..
  • Por Su Composición Química
    1. Amenas Aromáticas.
    2. Hidrocarburos Halogenados
    3. Por Su Mecanismo De Acción:
    4. Inhibidores del Sulhídricos.
    5. Inhibidores de la Colinesterasa.
    6. Productores de metaemaglobinemia.
    7. Etc...

En palabras de Loomis "No existe una sola clasificación que sea aplicable para todo el espectro de agentes tóxicos".

INDICE DE TOXICOS

flecha1. Alcoholes y Glicoles
flecha2. Analgésicos
flecha3. Antiarritmicos
flecha4. Anticomiciales
flecha5. Antidepresivos
flecha6. Antipsicóticos
flecha7. Cáusticos
flecha8. Disolventes Orgánicos
flecha9. Drogas de Abuso
flecha10. Drogas de Diseño y Anfetaminas
flecha11. Fármacos, otras intoxicaciones
flecha12. Gases
flecha13. Herbicidas
flecha14. Hipnosedantes
flecha15. Insecticidas
flecha16. Metahemoglobinizantes
flecha17. Metales
flecha18. Setas
flecha19. Plantas
flecha20. Mordeduras y Picaduras de Animales
flecha21. Rodenticidas

Imprimir

Toxicología: Tóxico

Escrito por Administrator el . Publicado en Toxicología

 Image

TÓXICO

 

Tóxico es todo aquel elemento o compuesto químico que, absorbido e introducido en el medio interno y metabolizado, es capaz de producir lesiones en los aparatos y sistemas orgánicos de la economía e incluso provocar la muerte.

- De esta forma se diferencia de otros elementos o compuestos químicos, como por ejemplo, ácidos o bases que causan efectos cáusticos sobre los tejidos (quemaduras) pero no tienen acción tóxica sobre el medio interno.

- Para que una sustancia ejerza su acción en el medio interno, debe ser absorbida. Para ello, tiene que ser soluble en agua, grasas, o sus disolventes.

Por otra parte, la toxicidad está en relación con la reactividad de una sustancia, y ésta depende de su estructura química.

También, la tensión de vapor y la constante de ionización condicionan la toxicidad.

- Otros factores que intervienen sobre la toxicidad son: la especie, la edad, el sexo, diferencias genéticas, peso, condiciones metabólicas de reposo y esfuerzo, estado de nutrición deficiente, tomar medicamentos (ejemplo: el tricloroetileno inhibe la acción de los anticonceptivos), y alteraciones previas a la intoxicación.

- Intervienen factores ambientales: temperatura, presión atmosférica, humedad...

- Los tóxicos pueden presentarse en forma: sólida, líquida, gas y plasma atómico (nuclear).

Imprimir

Toxicología: Intoxicaciones Agudas con Plaguicidas

Escrito por Administrator el . Publicado en Toxicología

 Image

 

Intoxicaciones Agudas con Plaguicidas

El uso de los plaguicidas ha producido grandes beneficios agrícolas y, a la vez, graves problemas de salud pública que requieren solución. En algunos estudios de los años ochenta y noventa se informa que anualmente se registran entre medio millón y millón y medio de casos de intoxicación aguda por plaguicidas con un número correspondiente de defunciones que oscila de 3.000 a 28.000. Este trabajo tuvo como objetivo destacar la incidencia de las intoxicaciones agudas por plaguicidas y los costos sociales y económicos atribuibles a estas en diferentes lugares del mundo. Se presentan datos relacionados con la importancia económica de la industria de los plaguicidas y se describe la situación de las intoxicaciones agudas por exposición a plaguicidas y por consumo de alimentos contaminados con ellos. Estos datos revelan que las intoxicaciones por plaguicidas son más frecuentes en los países en desarrollo que en los países industrializados, pese a que su consumo general es menor en los primeros. También se estiman los costos económicos relacionados con las intoxicaciones causadas por estas sustancias y se examinan, por último, algunos aspectos adicionales de la situación descrita, con hincapié en la necesidad de reducir el uso de los plaguicidas.

 

Para destacar la importancia económica de la industria de los plaguicidas en el mundo, basta señalar que las ventas mundiales de las 20 principales compañías productoras sobrepasaron los tres millones de toneladas y que su facturación ascendió a US$ 21 000 millones a inicios de la presente década (1, 2). Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), 19% (572 000 t) de estas sustancias, lo que equivale a un costo de US$ 5 700 millones, se utilizan en los países en desarrollo, principalmente para cultivar productos agrícolas de exportación, como el algodón, el banano y el café (3). Por otra parte, la OMS ha estimado que cerca de 25% del consumo de plaguicidas corresponde a esos países (4). En 1994, el mercado mundial de los plaguicidas se valoró en US$ 25 885 millones y en 1996 había aumentado a US$ 30 560 millones, o el equivalente de 5,5% con respecto a las ventas de 1995. En términos reales este crecimiento se estima en 2,2% cuando se toma en consideración el factor de la inflación. Asimismo se pronostica que en los próximos años el mercado mundial de los plaguicidas aumentará, en términos reales, en un promedio de 1,6%, hasta alcanzar poco más de US$ 33 000 millones en el 2001 (5, 6).

 

El uso de estas sustancias produce secuelas colaterales adversas, muchas veces de carácter irreversible, tanto en el ser humano mismo como en el medio ambiente. El fenómeno es especialmente grave en los países en desarrollo, donde por diversos motivos estos productos no se utilizan de manera adecuada (7-13).

 

Los objetivos de este trabajo fueron destacar la incidencia de las intoxicaciones agudas por plaguicidas en diversos lugares del mundo y los costos humanos y económicos resultantes.

 

 

 

INTOXICACIONES AGUDAS POR MANIPULACIÓN DE PLAGUICIDAS

 

Numerosos trabajos han demostrado la producción de intoxicaciones agudas por plaguicidas en seres humanos en diversos lugares del mundo (2, 4, 14-35). Calculan algunos estudios que el número anual de intoxicaciones agudas por plaguicidas oscila entre 500 000 y 1 528 000 y que cada año se producen de 3 000 a 28 000 defunciones por esa causa. Según una investigación que solo abarca a países asiáticos, el número de intoxicaciones varía entre 1 500 000 y 2 000 000 y el número aproximado de defunciones anuales es de 40 000 (36).

 

Según la Organización Internacional de las Uniones de Consumidores, cada 4 horas muere un trabajador agrícola en los países en desarrollo de intoxicación por plaguicidas, lo que equivale a más de 10 000 defunciones al año, y otros 375 000 se intoxican con estos productos (37).

 

La OMS (4) realizó varias estimaciones de las intoxicaciones anuales causadas en el mundo por los plaguicidas en la primera mitad de la década del ochenta. Entre ellas se destacan las siguientes:

 

• Hubo un millón de intoxicaciones agudas graves no intencionadas, con una tasa de letalidad de 0,4 a 1,9%. Alrededor de 700 000 casos de intoxicación no intencionada (70%) ocurrieron por exposición laboral.

 

• Hubo dos millones de intoxicaciones agudas intencionadas (principalmente tentativas de suicidio).

 

• De los tres millones de intoxicaciones agudas estimadas, 7,3% fueron casos mortales (ca. 220 000 personas), de los cuales 91% obedecieron a tentativas de suicidio; 6%, a intoxicaciones laborales, y 3%, a intoxicaciones por consumo de alimentos contaminados y otras causas.

 

• Al número total de intoxicaciones agudas habría que sumar un mayor número de casos leves que no suelen notificarse por distintos motivos.

 

Según esa misma organización, en la primera mitad de los años noventa se produjeron de dos a cinco millones de casos de envenenamiento por plaguicidas, de los cuales 40 000 fueron mortales (38).

 

Otros autores señalan que entre 2 y 3% de los trabajadores agrícolas de países en desarrollo sufren algún tipo de intoxicación, y que de 10 a 12% de estos casos son mortales (39). Por otra parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que el envenenamiento por plaguicidas podría ocasionar 14% de todas las lesiones ocupacionales en el sector agrícola y 10% de todas las defunciones (38).

 

Henao et al. (23), después de analizar los resultados de varios estudios sobre intoxicaciones por plaguicidas realizados en América Latina, llegaron a las siguientes conclusiones:

 

• En los países más pequeños de la Región se presentan, como mínimo, de 1.000 a 2.000 intoxicaciones anuales, y en los países más grandes el número es más elevado. Por lo demás, estas cantidades han ido aumentando a lo largo del tiempo.

 

• En personas menores de 18 años la frecuencia de intoxicaciones es de 10 a 20% del total.

 

Los grupos de plaguicidas involucrados en la mayor parte de las intoxicaciones agudas son los organofosforados, los carbamatos y los bipiridilos (específicamente el paraquat) (10, 19).

 

 

 

CONTAMINACIÓN DE LOS ALIMENTOS CON PLAGUICIDAS

 

A continuación se ofrecen seis ejemplos de intoxicaciones agudas en seres humanos provocadas por consumo de alimentos contaminados con residuos de plaguicidas:

 

• En 1985 se presentó un brote de intoxicación en California, Estados Unidos de América, como consecuencia del consumo de sandías contaminadas con aldicarb. En este caso, alrededor de 1 350 personas resultaron afectadas y 80 fallecieron. Entre las personas afectadas hubo mujeres embarazadas que sufrieron pérdida fetal (23, 40-42).

 

• En la zona sur de Costa Rica, un camión que en 1965 transportaba recipientes de paratión contaminó accidentalmente varios sacos de harina que más tarde se vendieron a lo largo de la carretera Interamericana hasta Panamá. Como consecuencia del consumo de esta harina contaminada, en Costa Rica se produjo la muerte de siete personas y otras 36 sufrieron intoxicación grave. En Panamá se produjeron 25 defunciones (43, 44).

 

• Entre 1967 y 1968 en Chiquinquirá, Colombia, harina de trigo contaminada con paratión intoxicó a 600 personas, de las cuales murieron 88, entre ellas 61 niños (45, 46).

 

• En 1991 en África, se preparó por equivocación pan con harina de maíz tratada con endosulfán con la intención de eliminar una plaga de pájaros. Como consecuencia resultaron intoxicadas 350 personas, de las cuales 31 fallecieron (46).

 

• Entre 1960 y 1963 en Turquía, 3 000 personas se intoxicaron y 400 fallecieron como consecuencia del consumo de harina y pan preparado con semillas tratadas con hexaclorobenceno (23).

 

• En el estado de Kerala (India), la contaminación de trigo con paratión produjo en 1958 cerca de un centenar de muertos (45).

 

Henao et al. (23) resaltan que entre 1956 y 1985 se produjeron en el mundo 14 grandes brotes de intoxicación (con más de 100 casos) ocasionados por la contaminación de alimentos con plaguicidas. De las personas afectadas, 90% (12 833) fueron de países en desarrollo, donde también se produjeron 95% (1389) de las defunciones. Bouguerra (16), Ferrer y Cabral (47), Henao et al. (23) y la OMS (4, 48) citan otros casos de intoxicaciones humanas causados por el consumo de alimentos contaminados con plaguicidas.

 

 

 

COSTOS ECONÓMICOS DE LAS INTOXICACIONES

 

En el cuadro-1 se presentan los costos económicos anuales atribuibles a los envenenamientos humanos por plaguicidas en los Estados Unidos. En países de Centroamérica, los costos estimados per cápita de la atención médica y tratamiento de las intoxicaciones agudas por plaguicidas oscilan entre US$ 32 y $ 92,20 (50, 51) y dependen de diversos factores, entre ellos la gravedad y el tipo de intoxicación, así como la clase de atención hospitalaria y la duración de la estancia. En Costa Rica, por ejemplo, el costo diario de la estancia hospitalaria per cápita oscila entre US$ 100 y $ 400 y alcanza su máximo valor en las unidades de cuidados intensivos (D. Quirós, comunicación personal, 1997). En cambio, en los Estados Unidos estos costos tienen un promedio de US$ 1 000, como se señala en el cuadro-1.

 

 

 

 

 

4n6a3t1.GIF (8588 bytes)

 

 

 

 

CONSIDERACIONES ADICIONALES

 

Aún no se dispone de cifras exactas y confiables sobre las intoxicaciones humanas relacionadas con el uso de los plaguicidas, pero los cálculos señalados en los párrafos anteriores indican que puede tratarse de un problema bastante importante. Debido a la falta de mecanismos administrativos adecuados, en la mayoría de los países en desarrollo hay muy poca información confiable, o ninguna, relacionada con el registro de casos de intoxicación por plaguicidas. Aun en los países donde existe una entidad encargada de llevar este tipo de registro, raras veces se cuenta con personal suficiente o idóneo para cumplir esta tarea, o con los recursos económicos y las instalaciones necesarias para llevarla a cabo de forma eficiente (10, 52-56). Por lo tanto, los datos con los que se cuenta en la actualidad son fragmentarios y con frecuencia se limitan a estimaciones de los casos de intoxicación aguda (38, 39). De ahí la urgencia de mejorar los sistemas de recopilación de este tipo de información.

 

Por otra parte no debe olvidarse que la problemática descrita no solo afecta al trabajador agrícola, que sufre la mayor exposición, sino también al medio ambiente en general y, por consiguiente, a la comunidad, que se ve afectada por la contaminación de alimentos, aguas, suelos y aire y de la alteración de todo el sistema ecológico. En conclusión, el problema de los plaguicidas compete tanto a los propios interesados (fabricantes y comerciantes, agricultores, técnicos agrícolas, trabajadores, ciudadanos en general), como a los expertos de todas las disciplinas científicas y sociales (57-59).

 

La utilización adecuada de los plaguicidas, acompañada de una reducción del uso de estas sustancias mediante la aplicación de las tácticas del manejo integrado de plagas (10) o, mejor aún, de la agricultura orgánica, ahorrará dinero y ayudará a evitar parcial o totalmente algunos de los efectos indeseables que inevitablemente acarrea la utilización de estos productos para el usuario, el consumidor y el medio ambiente en general.

 

Sería quizá ventajoso elaborar y ejecutar planes nacionales específicos para reducir el uso de plaguicidas, como los que se están poniendo en práctica en estos momentos en lugares como Dinamarca, Indonesia, Países Bajos y Suecia (60-62). En Países Bajos, por ejemplo, se estableció el objetivo de reducir en 50% el volumen de ingredientes activos y en 80% el de sustancias desinfectantes en el suelo en un período de 10 años (1990-2000) (63, 64).

 

Como apunta C. A. Rodríguez, "La modernización de la agricultura implica considerar a la tierra como un organismo vivo, a los vegetales como alimentos que deben ser sanos y a los trabajadores agrícolas como constructores de una riqueza que no pueden ni deben pagar con su salud" (65).

 

 

Imprimir

Toxicología: Fisiopatología - Formación de Radicales Libres de Oxígeno

Escrito por Administrator el . Publicado en Toxicología

 

 

  Image

 
Formación de Radicales Libres de Oxígeno

Existen situaciones en las que el mecanismo de acción del tóxico no entra dentro de ninguno de los esquemas anteriormente reseñados. Son los casos, por ejemplo, en los que el metabolismo del producto químico induce o genera la formación de radicales libres del oxígeno (es el caso del paraquat), o bien da lugar a un determinado desequilibrio de oxido-reducción (p.e., el etanol).

En estos casos, el último responsable de la toxicidad no es ni el producto original ni alguno de sus metabolitos, sino una especie reactiva endógena, como el anión radical superóxido o el radical hidroxilo. Estas especies reactivas del oxígeno se generan de forma natural a partir del metabolismo basal, la respiración celular, los ciclos de oxidación microsomales y durante los procesos inflamatorios; sin embargo algunos tóxicos, como el paraquat, pueden sufrir ciclos de oxido-reducción que incrementan esta generación natural produciendo un desequilibrio que viene en llamarse estrés oxidativo (fig 13).

 
Figura 13:
Distintos alteraciones bioquímicas asociadas al alcoholismo se derivan de un desequilibrio en el cociente NADH/NAD generado de forma aconcomitante al metabolismo del etanol.

 

 

Los radicales libres pueden interaccionar con los lípidos insaturados de la membrana celular, produciendo peroxidación de los mismos y finalizando en una destrucción generalizada de la membrana. Además, pueden generarse productos estables de degradación de la membrana que dañen al genoma u otras estructuras celulares.

 


Existen distintos mecanismos de defensa contra la acción de los radicales libres, como los ofrecidos por la superóxido dismutasa, las glutation peroxidasas o los tocoferoles. Sólo cuando la acción química sobrepasa estos mecanismos aparece el estrés oxidativo.

 

En el caso del etanol, numerosas alteraciones bioquímicas asociadas con el alcoholismo crónico son debidas a la formación excesiva de NADH que conlleva el metabolismo del alcohol (fig 14). También es posible que algunos de estos efectos se vean incrementados por la presencia de radicales libres del oxígeno formados de forma concomitante o del mismo acetetaldehido, verdadero metabolito reactivo producto de la oxidación hepática del etanol.

 
Figura 14:
Distintos productos como el herbicida Paraquat pueden sufrir ciclos de oxido-reducción que generan radicales libres del oxígeno como el anión radical superóxido o el (más tóxico) radical hidroxilo. Estos radicales pueden dañar la estructura de las membranas celulares y el ADN.

 

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes

Warning: include_once(/home/loseskak/public_html/joomla/templates/system/html/modules.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/loseskak/public_html/joomla/libraries/joomla/application/module/helper.php on line 186

Warning: include_once(): Failed opening '/home/loseskak/public_html/joomla/templates/system/html/modules.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/loseskak/public_html/joomla/libraries/joomla/application/module/helper.php on line 186
Premium Templates