Andrología

Imprimir

Andrología: Gonorrea

Escrito por Administrator el . Publicado en Andrología

  Image

 

 

 Image

Gonorrea o Purgaciones

Gonorrea, purgaciones o gota militar es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) común.

La gonorrea es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae y la puede contraer cualquier persona que tenga algún tipo de actividad sexual. La infección se puede diseminar por contacto con la boca, la vagina, el pene o el ano.

La bacteria prolifera en áreas corporales húmedas y cálidas, incluyendo el conducto que transporta la orina fuera del cuerpo (uretra). En las mujeres, las bacterias se pueden encontrar en el aparato reproductor (que incluye las trompas de Falopio, el útero y el cuello uterino). Esta bacteria puede incluso proliferar en los ojos.

Los médicos en cada estado de los Estados Unidos están obligados por ley a informar al Comité Estatal de Salud (State Board of Health) acerca de cualquier caso de gonorrea diagnosticado. El objetivo de esta ley es garantizar que el paciente reciba los cuidados de control apropiados y que se encuentre y examine a sus compañeros sexuales.

Usted tiene mayor probabilidad de desarrollar esta infección si:

  • Tiene múltiples compañeros sexuales.
  • Tiene un compañero con antecedentes de cualquier enfermedad de transmisión sexual.
  • No utiliza condón durante la relación sexual.
  • Consume alcohol o drogas ilícitas en exceso.

Los síntomas

Los síntomas de gonorrea generalmente aparecen de 2 a 5 días después de la infección, sin embargo, en los hombres, los síntomas pueden tomar hasta un mes en aparecer. Algunas personas no presentan síntomas; ellos pueden desconocer por completo que han adquirido la enfermedad y, por lo tanto, no buscan tratamiento. Esto aumenta el riesgo de complicaciones y de posibilidades de transmitirle la infección a otra persona.

Los síntomas en los hombres comprenden:

  • Dolor y ardor al orinar
  • Aumento de la frecuencia o urgencia urinaria
  • Secreción del pene (de color blanco, amarillo o verde)
  • Abertura del pene (uretra) roja o inflamada
  • Testículos sensibles o inflamados
  • Dolor de garganta (faringitis gonocócica)

Los síntomas en las mujeres pueden ser muy leves o inespecíficos y se pueden confundir con otro tipo de infección. Estos síntomas comprenden:

  • Flujo vaginal
  • Dolor y ardor al orinar
  • Aumento de la micción
  • Dolor de garganta
  • Relaciones sexuales dolorosas
  • Dolor intenso en la parte baja del abdomen (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y al área del estómago)
  • Fiebre (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y al área del estómago)

Si la infección se disemina al torrente sanguíneo, se puede presentar fiebre, salpullido y síntomas similares a la artritis.

Pruebas y exámenes

La gonorrea se puede identificar rápidamente tiñendo una muestra de tejido o secreción y luego examinándola bajo un microscopio. Esto se denomina tinción de Gram. Aunque este método es rápido, no es el más seguro.

Los exámenes de tinción de Gram empleados para diagnosticar la gonorrea abarcan:

  • Tinción de Gram del Cuello Uterino en mujeres
  • Tinción de Gram de secreción uretral en hombres
  • Tinción de Gram de líquido sinovial

Los cultivos (células que proliferan en una caja de Petri) brindan prueba absoluta de la infección. Generalmente, las muestras para un cultivo se toman del cuello uterino, la vagina, la uretra, el ano o la garganta. Con frecuencia, los cultivos pueden suministrar un diagnóstico preliminar al cabo de 24 horas y un diagnóstico de confirmación a las 72 horas.

Los cultivos empleados para diagnosticar la gonorrea abarcan:

l en mujeres

  • Cultivo Endocervical en mujeres
  • Cultivo de secreción uretral en hombres
  • Cultivo de Exudado Faríngeotanto en hombres como en mujeres
  • Cultivo Rectal tanto en hombres como en mujeres
  • Cultivo de líquido sinovial
  • Hemocultivos

Los exámenes de ADN son especialmente útiles como pruebas de detección e incluyen la prueba de la reacción en cadena de la ligasa (RCL). Las pruebas de ADN son más rápidas que los cultivos y se pueden llevar a cabo en muestras de orina, que son mucho más fáciles de recoger que las muestras del área genital.

Si usted tiene gonorrea, debe solicitar que le hagan exámenes para otras infecciones de transmisión sexual, como clamidia, sífilis y VIH. Si usted tiene 21 años o más, debe asegurarse de que le hayan hecho recientemente una citología vaginal.

El tratamiento

Hay dos objetivos en el tratamiento de una enfermedad de transmisión sexual, especialmente una que se propaga tan fácilmente como la gonorrea. El primero es curar la infección en el paciente y el segundo localizar y examinar a todas las otras personas con las cuales el paciente tuvo contacto sexual y tratarlas para prevenir la diseminación mayor de la enfermedad.

Nunca se automedique sin acudir primero al médico. El médico determinará el más moderno y mejor de los tratamientos.

Aproximadamente la mitad de las mujeres con gonorrea también están infectadas con clamidia, otra infección de transmisión sexual muy común. La clamidia se trata al mismo tiempo que una infección de gonorrea.

Usted debe recibir la vacuna contra la hepatitis B. Si tiene menos de 26 años, también necesita la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH).

Es importante realizar una visita de control a los 7 días después del tratamiento, si se presenta dolor articular, salpullido en la piel o dolor abdominal o pélvico más intenso. Se harán exámenes para verificar que la infección haya desaparecido.

Se deben ubicar y tratar todos los contactos sexuales de la persona con gonorrea, lo cual ayuda a prevenir la propagación mayor de la enfermedad. En algunos lugares, usted puede llevarle información de asesoría y medicamentos a su compañero sexual. En otros lugares, la secretaría de salud se pondrá en contacto con su compañero.

El pronóstico

Una infección de gonorrea que no se haya propagado al torrente sanguíneo u otras áreas casi siempre se puede curar con antibióticos. La gonorrea que se haya propagado es una infección más seria, pero casi siempre mejora con tratamiento.

Posibles complicaciones

Las complicaciones en las mujeres pueden abarcar:

  • Salpingitis (cicatrización de las trompas de Falopio) que puede llevar a tener problemas para quedar en embarazo o a embarazo ectópico.
  • Enfermedad Inflamatoria Pélvica
  • Esterilidad (incapacidad para quedar en embarazo).
  • Las mujeres embarazadas que tengan gonorrea grave le pueden transmitir la enfermedad a su bebé mientras está en el útero o durante el parto.

Las complicaciones en los hombres pueden abarcar:

  • Cicatrización o estrechamiento de la uretra, el conducto que saca la orina del cuerpo.
  • Absceso (acumulación de pus alrededor de la uretra).

Las complicaciones tanto en hombres como en mujeres pueden abarcar:

  • Infecciones articulares.
  • Infección de válvulas cardíacas.
  • Meningitis.

Cuándo llamar a un médico especialista

Si tiene síntomas que sugieran la presencia de gonorrea, debe llamar al médico inmediatamente. La mayoría de las clínicas estatales diagnostican y tratan las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en forma gratuita.

Prevención

El hecho de no tener relaciones sexuales (abstinencia) es el único método absoluto de prevención de la gonorrea. Una relación sexual monógama con un individuo que se sepa que está libre de cualquier enfermedad de transmisión sexual puede reducir el riesgo. Monógama significa que usted y su compañero o pareja no tienen relaciones sexuales con otras personas.

Usted puede reducir enormemente el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual utilizando un condón cada vez que tenga relaciones sexuales. Los condones están disponibles tanto para hombres como para mujeres, pero son utilizados con mayor frecuencia por los hombres. Un condón se tiene que utilizar en forma apropiada cada vez. (Para conocer las instrucciones sobre la forma de usar un condón.

Para prevenir una mayor diseminación de la infección, es importante el tratamiento de todos los compañeros sexuales.

 

Imprimir

Andrología: Vasectomía

Escrito por Administrator el . Publicado en Andrología

 Image

 

Vasectomía (Cirugía de la Contracepcion Masculina).

Es una técnica quirúrgica que interrumpe la luz de los conductos deferentes con la finalidad de impedir que en el eyaculado existan espermatozoides con capacidad de fecundación.

Es el procedimiento quirúrgico con fines contraceptivos más sencillo, seguro y efectivo realizado al varón.

La técnica quirúrgica

La vasectomía consiste en la exposición de los conductos deferentes fuera del escroto e interrumpir su luz, , mediante incisión bilateral en la raíz del escroto, cerca dela base del pene o mediante una única incisión en el rafe medio escrotal

Anatomía aparato genital masculino

El tipo de anestesia es local (tipo Scandicaína o Mepivacaína diluidas a un 1-2% y sin componente vasoconstrictor) inyectando el anestésico en el espacio subcutáneo de la zona de incisión, y posteriormente, se procede a infiltrar el cordón espermático.

Con el bisturí se practica la incisión elegida y con material fino de disección se disecan las capas del escroto hasta llegar a la fascia espermática, donde es conveniente disecar y referenciar el deferente con alguna pinza quirúrgica que permita la tracción sin seccionar (Allis).

Para la realización de una vasectomía sin bisturí es necesaria la utilización de un instrumental quirúrgico específico (pinza hemostática y pinza en anillo).

Existen varias técnicas de interrupción de la luz de los conductos deferentes:

Pero la ligadura y escisión de un fragmento es la más utilizada. Las 2 luces generadas se obliteran mediante ligaduras reabsorbibles a largo plazo.
El electrocauterio de las luces de los extremos deferenciales tiene por finalidad  destruir la mucosa conservando las restantes capas. La quemadura provocará una reacción cicatricial que obliterará la luz.

La tasa de fallo se encuentra en el intervalo del 0% al 5,9% (7).

Anatomía aparato genital masculino

Figura 2. Pinza hemostática y pinza de agarre utilizadas en la vasectomía sin bisturí.

Cambios postvasectomía

Resumiendo, en el varón vasectomizado se producen cambios locales en la región epidídimo-deferencial, cambios sistémicos referentes a la producción de anticuerpos antiespermatociticos y leves cambios hormonales.

Respecto a los fenómenos locales, al ocluirse el extremo deferencial hay un aumento de la presión intraluminal, incrementándose el el conducto deferente proximal (extremo testicular). Los testes continúan produciendo espermatozoides ya que la presión generada no se transmite a los testículos, sin alterar los túbulos seminíferos.

Tampoco decrece el número de células de Sertoli. Por ello los efectos de la obstrucción respecto a la espermatogénesis son mínimos. Sí que se han observado alteraciones en la maduración, descendiendo las formas maduras elongadas y las espermátides (descenso directamente proporcional al tiempo que lleve el paciente en obstrucción). Este fenómeno no está relacionado con la edad.

En cambio, la afectación de los epidídimos depende de la elasticidad que ofrezcan frente a dicha obstrucción, la cantidad de volumen espermático producido y la capacidad de reabsorción . Al producirse el aumento del volumen espermático por la incapacidad de eyacularlo, el 90% debe ser absorbido. A los 3 meses tras la intervención los macrófagos comienzan a infiltrar los epidídimos hacia el intersticio de los conductos deferentes, generándose un estado de inflamación crónica, que activa el sistema inmunitario. Estos cambios histológicos generan el granuloma inflamatorio que clínicamente se manifiesta como un nódulo presente en el extremo proximal del conducto deferente seccionado.

Al año de la vasectomía, un 60-70% de los varones presentan anticuerpos antiespermatocíticos en sangre periférica. No está demostrada una correlación entre la cantidad y calidad de los anticuerpos y la reducción en el número de espermatozoides producidos.

El volumen eyaculado se compone en un 60% de la secreción de las vesículas seminales, en un 30% de la producida por la glándula prostática y en un 10% de la secreción producida por las glándulas de Cowper y Littré; por ello no se encuentra una reducción significativa en el volumen eyaculado de un paciente vasectomizado.

No hay diferencias significativas entre los varones vasectomizados con respecto a la población general de varones en cuanto a la producción de gonadotrofinas (FSH, LH) y de testosterona.

Complicaciones Postvasectomía

La vasectomía presenta un bajo porcentaje de complicaciones que no superan el 1% en el cómputo general.

Las complicaciones principales aunque no frecuentes que pueden suceder durante la intervención son la reacción alérgica a los anestésicos locales y las reacciones vagales (hipotensiones y lipotimias).

Respecto a las complicaciones a corto plazo se encuentran la formación de un hidrocele secundario (en un 4,7%), el hematoma en la zona de incisión o en la región inguino-escrotal (0,3-17%) y la infección (0,1-18%).

Dentro de las sucedidas a medio-largo plazo cabe destacar el dolor postvasectomía como la más frecuente (aparece en un 10% de los pacientes vasectomizados). Puede ser atribuido al aumento de la presión del líquido seminal, a las contracciones de la musculatura deferencial debido a la sección de filetes nerviosos, o a la respuesta inflamatoria. La primera línea de tratamiento junto con los antiinflamatorios siguen siendo los antibióticos. Cuando fracasa el tratamiento médico se recurre a la cirugía(fundamentalmente resección del granuloma existente).

Las complicaciones a nivel sistémico han sido atribuidas a la acción de los anticuerpos antiespermatozoides. No ha sido demostrado un aumento en la incidencia de enfermedades autoinmunes. Tampoco hay un riesgo de enfermedad cardiovascular, o de padecer cáncer prostático.

Respecto al cáncer de testículo, estudios recientes han descartado una asociación con el cáncer testicular.

En el seguimiento posterior del varón vasectomizado, se basa en la realización de espermiogramas, pasadas 8 semanas desde la vasectomía o tras 15-20 eyaculaciones. Se suele indicar al paciente que la técnica ha sido efectiva tras, observar azoospermia (ausencia de espermatozoides incluso en el centrifugado) separados.***************************************

El fallo a corto plazo suele considerarse como la presencia de espermatozoides móviles en el eyaculado tras 3-6 meses desde la cirugía o tras mas de 25-30 eyaculaciones.

La evidencia de espermatozoides inmóviles en el espermiograma ocurre con mayor frecuencia que la azoospermia en los primeros espermiogramas de un gran porcentaje de pacientes vasectomizados (incluso en un 30%). La capacidad de fertilización de dichos espermatozoides y la probabilidad de embarazo son bajas ; estos pacientes pueden desarrollar con el tiempo azoospermia (más de un 80% a los 6 meses).

Cuando un paciente presenta azoospermia , recuentos inferiores a un millón de espermatozoides/ml o espermatozoides inmóviles, y en un posterior seminograma aparecen un aumento de la cantidad de espermatozoides (más de 1 millón/ml) o formas móviles entre las 2-6 semanas tras la vasectomía,
se ha producido una recanalización temprana y puede aparecer entre (0,5%-=,01%).

La aparición de espermatozoides con capacidad fértil en un nuevo seminograma de un paciente vasectomizado en el que se comprobó que la técnica había sido un éxito, se denomina recanalización tardía. La manera más frecuente de presentación en la actualidad es mediante la sucesión de un embarazo en la pareja del paciente años después de la vasectomía. El riesgo de que ocurra una recanalización tardía se encuentra alrededor del 0,2%.


 
TÉCNICAS QUIRÚRGICAS DE RECONSTRUCCIÓN DE LA VÍA SEMINAL
Vasovasostomía y Epididimovasostomía.

Concepto.

La vasovasostomía y la epididimovasostomía son técnicas quirúrgicas que tienen como finalidad conseguir una continuidad directa entre los extremos del conducto deferente seccionado o entre el conducto epididimario y del conducto deferente.

Estas técnicas de recanalización de los conductos deferentes no sólo se realizan a pacientes vasectomizados, sino también puede ser la opción terapéutica en las situaciones en las que exista una azoospermia o un descenso en el recuento de espermatozoides secundaria a una etiología obstructiva como, por ejemplo, la yatrogenia producida tras una hernioplastia inguinal o ante la existencia de una obstrucción epididimaria.

Tradicionalmente se ha considerado a la vasectomía una forma irreversible de contracepción; sin embargo, en la actualidad la tasa de demanda de reversibilidad tras una vasectomía se sitúa en un 6%. La posibilidad actual de éxito, el coste más reducido comparado con otras técnicas de reproducción, las complicaciones de menor gravedad que las surgidas tras la hiperestimulación ovárica y la posibilidad de una concepción natural son los factores determinantes en la elección de esta técnica.

La técnica quirúrgica

La cirugía de recanalización puede realizarse bajo anestesia local con sedación, pero es preferible la regional con sedacion o, incluso anestesia general.

La zona de incisión es escrotal bilateral vertical.

Tanto en la vasovasostomía como en la epididimovasostomía, tras exteriorizar los extremos del conducto deferente, hay que comprobar que el extremo distal (abdominal) es permeable hasta uretra introduciendo, una funda de Abbocat del número 24 a través del cual se inyecta suero fisiológico. Del extremo proximal (testicular) del deferente o de alguna de las asas tubulares se obtiene el fluido espermático que es segregado, comprobando al microscopio la presencia de espermatozoides. De hallarse ausentes se secciona de nuevo un segmento cada vez más proximal al epidídimo.

Independientemente de si se hallan o no espermatozoides se procede a la cirugía reconstructiva.

La técnica utilizada para la realización de una vasovasostomía es la sutura término-terminal en dos planos (muco-mucoso y muscular). Con un monofilamento de nylon 9-0 se suturan 3 puntos equidistantes muco-mucosos anteriores y 3 posteriores, por último se aplican varios puntos de
aproximación muscular en ambas caras del deferente. También es posible realizar una sutura en un solo plano, suturando puntos en disposición triangular. Esta técnica es adecuada cuando no existe suficiente capa muscular en el deferente.

Extremos del conducto deferente Extremos del deferente situados entre las ramas de un microclamp aproximador. Las luces son visibles a 25 aumentos.
Sutura terminoterminal de los extremos mucosos. Finalización de la anastomosis, suturando el plano superficial.

Respecto a la probabilidad de éxito respecto a realizar un tipo u otro de anastomosis, diversos estudios encuentran resultados similares en cuanto a la tasa de presencia de espermatozoides en el eyaculado postoperatorio y en la tasa de gestación.

Respecto a la realización de la técnica bajo visión macro o microscópica, aunque existan algunos estudios que afirman conseguir un resultado similar, con ambas técnicas. Hay autores que recomiendan la técnica bajo visión macroscópica ya que es más sencilla de realizar, no requiere la curva de entrenamiento de la microcirugía, y es menos cara. Los partidarios de que la técnica quirúrgica debe realizarse bajo visión microscópica afirman que la técnica ofrece mejores resultados en cuanto a precision de la técnica.

Lentes

Es aconsejable la abstinencia sexual durante 30 días.

Seguimiento tras la cirugía

Es aconsejable realizar el primer seminograma 1-2 meses después de la cirugía y posteriormente cada 3-6 meses hasta que se consiga observar una concentración y movilidad en los espermatozoides que garantice una elevada probabilidad de fertilidad o hasta que la mujer quede embarazada. Es frecuente que tras la epididimovasostomía tarden más en aparecer los espermatozoides en el eyaculado.

El porcentaje de aparición de espermatozoidesen el semen después de la cirugía oscila entre el 70% el 90% y el de gestaciones entre el 45 y el 80%.

Factores de buen pronóstico tras la cirugía y que influyen en el éxito del procedimiento son: el intervalo de obstrucción tras la vasectomía, una obstrucción distal al epidídimo, la experiencia del cirujano y la calidad del fluido del conducto deferente durante la cirugía.

Si no se evidencian espermatozoides en el eyaculado tras 6 meses después de una vasovasostomía o tras 18 meses después de una epididimovasostomía, la probabilidad de que la técnica haya fracasado es elevada. La causa más frecuente de fallo de la técnica es la obstrucción en la zona de la anastomosis.

El intervalo entre la vasectomía y la realización de una técnica de reversibilidad influye en las tasas de gestación pero no en la presencia de espermatozoides en el eyaculado, por ejemplo los varones que presentan un intervalo menor de 3 años el porcentaje de aparición de espermatozoides en semen es del 71% consiguiendo tasas de gestación del 76%. Si el intervalo tras la vasectomía excede de los 15 años, la tasa de aparición de espermatozoides en el semen se mantiene, pero la tasa de gestación se reduce a un 30%.

Planteamiento ante los fracasos de repermeabilización

El promedio de tiempo que tarda en concebir una pareja tras la realización de una técnica de recanalización es de aproximadamente 1 año. Una posibilidad ante un fallo de la técnica es volver a ofrecer una nueva intervención, aunque la mayoría de los pacientes la rechazan al informarles de que la reintervención entabla más dificultades técnicas que la primera, y que la posibilidad una nueva anastomosis depende de la cantidad de fibrosis y de la cicatriz que se haya formado alrededor de la zona de la primera anastomosis.

Otra opción para estos pacientes es la realización de técnicas de recuperación quirúrgica espermática y reproducción asistida mediante inyección intracitoplasmática (ICSI).

Si se utilizan espermatozoides epididimarios el porcentaje de fertilización se encuentra entre el 35 y 65% y el de gestaciones entre el 10 y el 50%. Los resultados al utilizar espermatozoides testiculares obtienen una tasa de fertilización de un 35-75% y una tasa de gestación de un 20-55%.

En intervalos cortos de obstrucción de la vía seminal tras vasectomía, las tasas de gestación después de la primera cirugía de recanalización son superiores a los que ofrece la técnica ICSI, pero tan pronto como aumenta dicho intervalo de tiempo (sobre todo tras 15 años o más), los resultados se van equiparando.

Imprimir

Andrología: ¿Es Buena Actividad Sexual Para la Salud?

Escrito por Administrator el . Publicado en Andrología

  Image

 

 

Es Buena la Actividad Sexual Para la Salud General?

 

Aparte de los beneficios lógicos para la relación de la pareja, cuando se tiene, la actividad sexual tiene una gran cantidad de efectos positivos en muchos aspectos de la salud.

Salud general

Uno de los estudios científicos mejor realizados en los que se planteó los beneficios del sexo para la salud general estuvieron a cargo del Dr. George Davey-Smith y colaboradores de la Queens University de Belfast y fue publicado en 1997 en la prestigiosa revista British Medical Journal. Mil hombres de mediana edad (45-59 años) con parecidas características en términos de salud fueron seguidos durante un periodo aproximado de 10 años. El resultado fue que los hombres que manifestaron una mayor actividad sexual (2 ó más por semana) tuvieron la mitad de muertes en comparación con los que referían una menor frecuencia (1 por mes).

Otro estudio realizado por el psicólogo David Weeks del Royal Hospital de Edimburgo concluyó, después de entrevistar a 3.500 personas que parecían más jóvenes de lo que correspondía a su edad que  una frecuencia de actividad sexual de 3 ó más veces por semana podría ser una manera de mantenerse y parecer más joven y prolongar la vida en 10 años.

Ejercicio físico  

La práctica del coito comporta un cierto ejercicio físico en el que se activa la circulación de la sangre con la consecuente oxigenación de los tejidos, se hace trabajar el corazón y mejora la capacidad respiratoria. Un coito muy activo durante unos 30 minutos puede llegar a consumir entre 150 y 200 calorías, lo que corresponde a correr 15 minutos en una cinta corredera o jugar un partido de squash, con la consecuente pérdida de peso. En estado de excitabilidad el pulso puede pasar de aproximadamente 70 pulsaciones por minuto a 150 que es las que alcanza un atleta en máximo esfuerzo. Durante el coito se contraen los músculos de la pelvis, de los muslos, nalgas, cuello y tórax. Se favorece la producción de testosterona que fortalece los huesos y los músculos, además de actuar sobre muchas otras funciones del organismo.

Corazón

La práctica de 3 ó más coitos por semana disminuye el 50% de posibilidades de tener un ataque de corazón o presentar una apoplejía según el estudio ya mencionado de la Queens University. Igualmente, condiciona el descenso del colesterol total y el aumento del colesterol “bueno” (HDL colesterol). Por todo ello, podríamos decir que la actividad sexual actúa hasta cierto punto como un protector cardíaco, al disminuir los factores de riesgo de las enfermedades vasculares.

Capacidad olfatoria

Después de la actividad sexual el cerebro libera prolactina que a su vez favorece el desarrollo de nuevas neuronas del bulbo olfatorio, lo que se traduce en una mayor capacidad para captar los olores.

Depresión

Un estudio realizado por Gordon Gallup, un psicólogo americano, en 293 mujeres, demostró que las que sus parejas no utilizaban preservativo durante el coito tenían menos tendencia a la depresión que las que si lo utilizaban. Una posible explicación para este hecho es que la prostaglandina, hormona que se halla en el semen, puede ser absorbida por el tracto genital femenino, pasar a la sangre y modular a otras hormonas ligadas a la depresión.

Animo y bienestar

La oxitocina liberada durante la actividad sexual disminuye la agresividad, por lo que es considerada la hormona de la paz y la afectividad. Tiene también una función relajante y desestresante, favoreciendo y mejorando la calidad del sueño.

Belleza

La liberación de estrógenos durante el coito favorece un mayor brillo y suavidad del cabello y la piel de la mujer.

Atracción sexual

La liberación de feromonas durante la actividad sexual condiciona, por vía olfatoria una mayor atracción y deseo por parte del sexo opuesto.

Dolor

Inmediatamente antes del orgasmo, la hormona oxitocina aumenta hasta 5 veces respecto a su valor normal, lo que favorece la liberación de endorfinas que alivia el dolor de cualquier naturaleza, desde un simple dolor de cabeza hasta la migraña o el dolor provocado por la artritis. En la mujer el coito también favorece la producción de estrógenos que disminuye el dolor premenstrual.

A título de broma, podríamos decir que el famoso dolor de cabeza, real o no esgrimido por muchas mujeres para evitar la actividad sexual, podría ser aliviado precisamente con la práctica del coito.

La oxitocina también estimula las contracciones uterinas y la lactancia.

Catarro y gripe

Según un estudio de la Wilkes University de Pensilvania, las personas que practican el sexo una o dos veces por semana tienen hasta un 30% mayores los niveles de los anticuerpos denominados inmunoglobulinas A, ligado a la liberación de la hormona dihidroepiandrosterona (DHEA), lo que favorece los mecanismos de defensa frente a enfermedades como el catarro o la gripe. Ello también viene

Vejiga urinaria

Durante el coito se hacen trabajar los mismos músculos que son importantes para la continencia urinaria. La pérdida involuntaria de orina es un problema frecuente en las mujeres como consecuencia de las alteraciones anatómicas que se pueden producir después de los partos, de determinadas cirugías genitales y urológicas o por el simple envejecimiento. Para mejorar este problema se aconseja los denominados ejercicios de Kegel que consisten en interrumpir reiteradamente el chorro durante la micción, lo que ayuda a fortalecer la musculatura que interviene en esta función. Por lo tanto, el coito tendría una función parecida a los ejercicios de Kegel.

Próstata

Algunos estudios relacionan el cáncer de próstata con una baja frecuencia de actividad sexual. Uno de los posibles argumentos para este hecho se basa en que para producir el fluido seminal que acompaña a los espermatozoides, la próstata y las vesículas seminales toman zinc, ácido cítrico y potasio de la sangre, concentrándolos hasta 600 veces. Lo mismo puede suceder con determinados elementos cancerígenos de la sangre, por lo que una elevada frecuencia eyaculatoria puede  evitar su efecto perjudicial sobre el órgano.

El estudio que ha causado mayor polémica es el publicado en la revista British Journal of Urology Internacional donde se concluye que un número de eyaculaciones superior a 5 por semana disminuye la probabilidad de cáncer de próstata en el 30%.

Los hombres jóvenes tienen una mayor predisposición a sufrir inflamaciones de la próstata, denominadas prostatitis. Cuando están producidas por microorganismos, estos se ubican y reproducen en el interior de los denominados ductos prostáticos donde se produce parte del fluido seminal. En estos casos, las eyaculaciones frecuentes favorecen la expulsión de los elementos infecciosos.

De la misma manera, la abstención eyaculatoria puede favorecer procesos congestivos prostáticos, que cursan con diferentes síntomas, relacionados o no con la micción.

Vagina

La inactividad sexual puede condicionar la atrofia vaginal y la disminución de su apertura, teniendo como consecuencia la dispareunia o el dolor coital cuando esta mujer desee reactivar su vida sexual. En estos casos es aconsejable la utilización de vibradores o dilatadores vaginales para evitar las consecuencias mencionadas.

Pene

Parte del oxígeno que precisa el pene para su mantenimiento procede de la sangre que entra en los cuerpos cavernosos durante la erección. Cuando no existe actividad sexual o erecciones, el tejido muscular eréctil no recibe suficiente oxígeno, por lo que puede transformarse en un tejido endurecido al que denominamos fibrosis, lo que puede abocar a un proceso irreversible de disfunción eréctil.

La erección que se tiene durante la actividad sexual induce una mayor frecuencia y calidad de las erecciones involuntarias, fundamentalmente aquellas que tienen lugar a lo largo de la noche y por la mañana.

Imprimir

Andrología: Disfunción Sexual Después Extirpación Completa de Próstata - Prostatectomía

Escrito por Administrator el . Publicado en Andrología

  Image

 

Disfunción Sexual Después Extirpación Completa de la Próstata - Prostatectomía Radical por Cáncer

 

 

 

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que rodea el primer segmento de la uretra, hallándose justo por debajo de la vejiga urinaria. Su función es aportar aproximadamente medio mililitro de una secreción de carácter ácido al semen. Junto a la secreción de las vesículas seminales, favorece la viabilidad de los espermatozoides en su trayecto a través de la vagina. De la misma manera que sucede con las glándulas mamarias de la mujer, la próstata tiene una escasa funcionalidad, pero da lugar a una gran cantidad de patologías. Las más frecuentes son la prostatitis (inflamación de la próstata), que afectan fundamentalmente a hombres jóvenes, el crecimiento benigno (hiperplasia benigna prostática) que se produce a partir de los 50 años y el cáncer de próstata que se presenta también en las últimas décadas de la vida.

El cáncer puede detectarse de manera muy precoz si se siguen controles anuales a partir de los 40 años y sin falta a partir de los 50. El tacto rectal y la determinación analítica del antígeno prostático específico (PSA) permiten establecer la sospecha de un cáncer prostático que debe confirmarse mediante la práctica de una biopsia en la que se extraen fragmentos de tejido de distintas localizaciones de la glándula.

Entre los tratamientos más frecuentes del cáncer de próstata cabe destacar la extirpación total de la glándula ya sea por vía abierta o por vía laparoscópica. Estas cirugías tienen una serie de efectos secundarios sobre la función sexual. En todos los casos el paciente va ha presentar una ausencia de eyaculación, dado que se extirpan las estructuras donde se produce el fluido que acompaña a los espermatozoides ( próstata y vesículas seminales). A pesar de ello, se conserva la capacidad orgásmica. Otra consecuencia de la cirugía es la alteración de la función eréctil (disfunción eréctil), dado que en la mayoría de ocasiones es muy difícil preservar los nervios de la erección que se hallan totalmente adheridos a la próstata. También es posible que se lesionen alguna de las arterias que aportan sangre al pene.

Además, pueden existir determinados factores, ligados muchas veces a la edad avanzada, que también pueden perjudicar a la función eréctil. Entre ellos cabe mencionar la hipertensión arterial, la diabetes y el exceso de colesterol.

La afectación de la erección después de la cirugía puede ser temporal o definitiva. Si se han podido conservar los nervios de la erección, pero estos han sido traumatizados, puede tardarse hasta 1-2 años en recuperar la erección. En cualquier caso, es de la mayor importancia, iniciar un tratamiento rehabilitador de la erección lo más pronto posible después de la cirugía, dado que la entrada de sangre en el pene constituye la oxigenación del órgano. Si transcurre demasiado tiempo sin que se produzcan erecciones, el tejido muscular de la erección puede acabar transformándose en un tejido fibroso que aboque a un proceso irreversible.

El primer tratamiento que debe ensayarse, siempre que no esté contraindicado, son los fármacos vasodilatadores que se administran por vía oral denominados inhibidores de la 5 fosfodiesterasa: sildenafilo (viagra ®), vardenafilo (levitra ®) y tadalafilo (cialis ®). Estos fármacos pueden ser efectivos fundamentalmente en aquellos casos en los que existe un cierto grado de erección. Pueden administrarse de manera continuada o únicamente cuando se desee mantener actividad sexual.

Si los fármacos orales no consiguen mejorar el grado de erección debe ensayarse la inyección de fármacos vasodilatadores directamente en el interior del tejido cavernoso. El único fármaco comercializado y aceptado por las autoridades sanitarias de nuestro país es la prostaglandina E1 o alprostadil (caverject ®). Ni que parezca un tratamiento agresivo, cabe citar que se realiza con una aguja de muy fino calibre y el paciente se acostumbra perfectamente a autoinyectarse de igual forma como lo hace un diabético que se aplica insulina.

Si el tratamiento intracavernoso no es efectivo cabe ensayar los mecanismos de erección por vacío que consisten en aplicar un cilindro alrededor del pene sobre el que se aplica un sistema de vacío. Ello favorece que se aspire sangre al interior del pene. De ser así, se retira el cilindro y se mantiene la erección mediante una anilla que comprime la base del pene. El tiempo de aplicación de este sistema no debe sobrepasar los 30 minutos, tiempo suficiente para mantener la actividad sexual.

Cualquiera de los tratamientos mencionados, desde el más sencillo al más complejo, tienen como objetivo favorecer la entrada de sangre en el pene para poder realizar la actividad sexual y para ayudar a la recuperación de la erección natural en aquellos casos en los que se hayan podido conservar las estructuras vasculares y neurológicas del pene.

En aquellos casos severos que no responden a ninguna de las metodologías mencionadas o cuando pasado un tiempo suficiente no se recuperan las erecciones espontáneas, cabe plantearse el implante de una prótesis de pene. Este es un tratamiento con el que se tiene una larga experiencia, aparte de haberse mejorado muchísimo los materiales que  componen las prótesis. Las  más adecuadas son las denominadas hidráulicas que permiten dar rigidez al pene en el momento deseado, no obstante, también pueden implantarse prótesis más sencillas, denominadas maleables que dan lugar a una rigidez permanente del pene.

Como en cualquier otra causa de disfunción eréctil, el paciente puede también presentar una disminución del deseo sexual, entendido a veces como un mecanismo de defensa del organismo. En el caso de la cirugía por cáncer de próstata el paciente presenta además la angustia propia que supone el cáncer, la inhibición inicial a mantener actividad sexual por la existencia de incontinencia urinaria (puede presentarse las primeras semanas o meses después de la cirugía) y el efecto psicológico de no observar la salida de semen.

La mayoría de las consideraciones realizadas para la cirugía prostática pueden aplicarse también a aquellos casos en los que se realiza radioterapia en vez de prostatectomía radical.

A modo de resumen, cabe apuntar que el cáncer de próstata diagnosticado y tratado a tiempo puede tener muy bien pronóstico. A pesar de que el que sufre esta dolencia no piensa inicialmente en el tema de la función sexual, hay que considerar que pronto va a recuperar una vida normal y el sexo es un parámetro importante que define la calidad de vida. Lo más pronto posible después de la cirugía, es aconsejable consultar a un andrólogo para planificar de forma adecuada la rehabilitación de la función sexual, teniendo en cuenta que en la mayoría de ocasiones existen soluciones para resolver este problema.

Imprimir

Andrología: Descenso del Deseo Sexual y Salud Sexual del Varón

Escrito por Administrator el . Publicado en Andrología

  Image

 

 

 

Descenso del Deseo Sexual y Salud Sexual del Varón

 

En el varón, a partir de los cincuenta años se produce un descenso progresivo de la hormona masculina (testosterona). Cuando este descenso es excesivo ocasiona una serie de problemas (disminución de la actividad sexual y de la erección, cansancio, irritabilidad, osteoporosis, etc..) que repercuten seriamente en la calidad de vida.

 

Este déficit excesivo de testosterona se presenta en uno de cada diez hombres mayores de cincuenta años y puede ser tratado adecuadamente.

 

¿Qué entendemos por salud sexual del varón?

 

Con la edad, se producen en el varón una serie de cambios en sus hormonas, en su próstata y en su organismo que afectan a su salud y a su calidad de vida. Para la Organización Mundial de la Salud, la salud sexual es un estado de bien estar físico, mental y social referido a la sexualidad.

 

La salud sexual del varón (próstata - descenso actividad sexual - cambios hormonales y corporales) no son solo un problema de salud sino que también es un problema de "calidad de vida".

 

¿Qué manifestaciones clínicas pueden aparecer en esta etapa de la vida?

 

Los dos síntomas más frecuentes son:

  • Descenso del deseo y de la actividad sexual, particularmente de las erecciones nocturnas.
  • Descenso de la calidad de la erección (rigidez).
Acompañando a estos dos síntomas principales pueden aparecer o no, alguna de las siguientes manifestaciones:
  • tendencia al cansancio físico y/o intelectual
  • alteración del estado de ánimo con tendencia a la depresión y al mal humor
  • disminución de la masa muscular y de la fuerza
  • descenso del vello corporal y alteraciones de la piel
  • pérdida de la densidad de los huesos con aumento del riesgo de osteoporosis y fracturas
  • incremento de la grasa visceral con obesidad abdominal

Simultáneamente, a partir de los cuarenta y cinco años, se produce un crecimiento progresivo de la próstata que obliga a ir más veces al baño y a orinar con más dificultades.

 

El descenso de la actividad sexual y el crecimiento de la próstata están relacionados y afectan seriamente a la salud y a la calidad de vida. Por ello es importante un "estudio integral" por un uro-andrólogo con adecuada formación y experiencia en este campo.

 

¿Porque se produce este descenso excesivo de la actividad sexual?

 

Fundamentalmente se produce por un déficit en la producción de hormona masculina (testosterona). La testosterona es fundamental para mantener la actividad sexual, la erección, el vigor físico e intelectual, la mineralización ósea, la masa muscular, etc…

 

La testosterona se produce en los testículos, y estos están gobernados por dos glándulas que están en el cerebro (el hipotálamo y la hipófisis). Un déficit excesivo de testosterona puede deberse a problemas en los testículos o en el sistema hipotálamo-hipófisis.

 

Además, con la edad puede producirse un descenso de la hormona del crecimiento y de la melatonina que acentúan los efectos negativos del déficit de testosterona.

 

¿Como puede diagnosticarse un déficit excesivo de testosterona?

 

El diagnóstico no es sencillo ya que con la edad aparecen enfermedades crónicas (diabetes, problemas cardiovasculares, tendencia al cansancio y a la depresión, etc) que se superponen a los síntomas del descenso de testosterona. De hecho, muchos hombres con déficit de testosterona atribuyen sus problemas sexuales y su cansancio a otras enfermedades crónicas y no consultan con el profesional adecuado.

 
 

La sospecha clínica de un déficit de testosterona debe de ser confirmada por un análisis de sangre donde se determina la cifra exacta de testosterona libre y biodisponible. La cifra de testosterona total no sirve, lo que de verdad interesa es la testosterona libre, que es la que de verdad funciona.

 

La cifra de testosterona libre y biodisponible es la que nos indica si es necesario plantear un tratamiento sustitutivo con testosterona.

 

¿Qué hombres necesitan tratamiento con testosterona?

 

Solamente deben recibir tratamiento sustitutivo con testosterona los varones que cumplan los siguientes requisitos:

  • Tengan manifestaciones clínicas de un déficit de testosterona.
  • Cuando exista un descenso de la testosterona libre, debidamente calculada.

El tratamiento sustitutivo con testosterona debe ser indicado por un médico experto en este problema ya que puede tener efectos adversos. Además, antes de un tratamiento con testosterona debe de realizarse una revisión prostática, por si existe algún problema en la próstata.

 
 

Ningún hombre debe automedicarse con testosterona sin un estudio adecuado por un médico experimentado en este campo.

 

¿Como se administra un tratamiento sustitutivo con testosterona?

 

En nuestra opinión, cuando un varón necesita un tratamiento con testosterona, existen dos formas de aplicación eficaces:

  1. Gel de Testosterona.

    Es muy fácil de aplicar. Cada mañana se extiende el gel sobre la piel, se absorbe rápidamente hacia las capas profundas de la piel y se va liberando la testosterona durante 24 horas.

  2. Inyección Intramuscular cada tres meses

    Es una nueva presentación de testosterona (Undecanoato), que se administra en una inyección intramuscular y que permite una liberación lenta y estable de testosterona durante tres meses.

Múltiples estudios han demostrado que estas nuevas administraciones de testosterona mantienen los niveles de testosterona en sangre en los límites normales. Además estos estudios han comprobado que estos nuevos tratamientos son bien tolerados y seguros si se indican adecuadamente.

 

 

¿Qué problemas puede producir el tratamiento con testosterona?

 

Todos los medicamentos pueden tener efectos no deseados. Cuando de verdad existe un déficit de testosterona libre y biodisponible, la administración de testosterona produce muy pocos efectos adversos.

 

Múltiples estudios han demostrado que la testosterona no produce cáncer de próstata. Pero si un varón tiene un cáncer de próstata no diagnosticado (latente), el tratamiento con testosterona producirá un crecimiento de dicho cáncer. Por este motivo, este tratamiento debe de ser indicado por un médico experto que a la vez que diagnostique el déficit de testosterona, realice un estudio prostático previo para descartar un cáncer. (Estudio integral del varón)

 

Al iniciarse un tratamiento sustitutivo con testosterona pueden producirse un leve incremento del antígeno prostático específico (PSA) que debe ser valorado. El tratamiento con testosterona rara vez puede producir irritación en la piel de carácter leve o acné que suele desaparecer sin problemas.

 

Los estudios realizados con las nuevas presentaciones de testosterona no demuestran aumento de colesterol ni incremento de los glóbulos rojos.

 

¿Qué beneficios ofrece un tratamiento con testosterona?

 

Múltiples estudios han demostrado que el tratamiento con testosterona, bien indicado, produce:

  • incremento del deseo y de la actividad sexual
  • aumento de la calidad de la erección
  • mejoría del bienestar y del estado de ánimo
  • incremento de la energía y de la fuerza muscular
  • mejoría de la densidad ósea y menos fracturas óseas
  • aumento de la masa muscular y descenso de la grasa corporal
Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes

Warning: include_once(/home/loseskak/public_html/joomla/templates/system/html/modules.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/loseskak/public_html/joomla/libraries/joomla/application/module/helper.php on line 186

Warning: include_once(): Failed opening '/home/loseskak/public_html/joomla/templates/system/html/modules.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/loseskak/public_html/joomla/libraries/joomla/application/module/helper.php on line 186
Premium Templates