Pediatría

Imprimir

Pediatría: Cardiopatías Congénitas

Escrito por Administrator el . Publicado en Pediatría

 Image

 

Cardiopatías congénitas







 

Los defectos cardíacos congénitos son problemas del corazón presentes al nacer. Se deben a un desarrollo anormal del corazón antes del nacimiento. Alrededor del uno por ciento de los bebés nacen con uno o más problemas del corazón o del aparato circulatorio.

 

Los médicos generalmente no conocen la causa de los defectos cardíacos congénitos, pero saben que ciertos factores aumentan el riesgo de que un niño nazca con un defecto cardíaco. Entre ellos:

  • La madre o el padre tiene una cardiopatía congénita.
  • Un hermano tiene una cardiopatía congénita.
  • La madre es diabética.
  • La madre padeció rubéola (sarampión alemán), toxoplasmosis (una infección transmitida por contacto con la materia fecal de los gatos) o infección por VIH.
  • La madre consumió alcohol durante el embarazo.
  • La madre consumió cocaína u otras drogas durante el embarazo.
  • La madre tomó ciertos medicamentos de venta con o sin receta durante el embarazo.

Aunque existan uno o más de estos factores, no significa que el bebé nacerá con un defecto cardíaco. Además, los bebés pueden nacer con defectos cardíacos aun en ausencia de estos factores. Las familias casi nunca pueden predecir ni prevenir los defectos cardíacos congénitos. Claro que toda mujer embarazada debe hacer todo lo posible por asegurar la salud de su bebé, tal como evitar el alcohol, las drogas y la exposición a la rubéola y las toxinas ambientales.

 

Los médicos generalmente pueden detectar la mayoría de los defectos cardíacos mientras el niño es pequeño. Algunos niños viven con un defecto durante muchos años antes de ser diagnosticados. En algunos casos, los médicos pueden detectar defectos cardíacos congénitos incluso antes de que el bebé nazca. Sin embargo no pueden diagnosticar todos los defectos antes del nacimiento, porque el corazón sigue desarrollándose en los días posteriores al nacimiento.

 
 

Los niños con defectos cardíacos congénitos pueden necesitar antibióticos antes de realizarse ciertos procedimientos dentales y quirúrgicos. Los antibióticos protegen contra la endocarditis infecciosa. Además, los médicos generalmente recomiendan medicamentos o cirugía para tratar el defecto en sí. El tratamiento específico depende del tipo de defecto.

 

Tipos de defectos cardíacos congénitos

 

Existen muchos tipos diferentes de defectos cardíacos congénitos. Éstos pueden presentarse como defectos únicos o múltiples.

Imprimir

Pediatría: Asma Bronquial Infantil

Escrito por Administrator el . Publicado en Pediatría

 

 Image

Asma bronquial infantil

 

El asma es una enfermedad inflamatoria de las vías respiratorias, esta inflamación produce un estrechamiento de las mismas. Cuando se produce una crisis asmática, los músculos que se encuentran alrededor de las vías respiratorias, se tensionan, las vías se inflaman, y esto provoca una obstrucción en el paso del aire. Los bronquios tienen la función de dejar pasar el aire a los pulmones a través de sus conductos, cuando los bronquios se inflaman el espesor de los mismos disminuye, y se puede producir una crisis de asma bronquial.

El asma generalmente afecta a los niños, que cuando presentan una crisis asmática deben ser hospitalizados, para su mejor control y atención. Los ataques de asma se manifiestan con tos casi siempre seca, silbidos en el pecho que se producen por el esfuerzo para respirar, opresión en el pecho, y en algunos casos el asma se oculta a través de bronquitis recurrentes.

 

El asma bronquial infantil es mucho más frecuente en los niños que en las niñas. Hasta la edad de cinco años uno de los principales factores de híper reactividad bronquial, son los virus. Se considera que un niño tiene asma bronquial, si tiene en su historia clínica un par de episodios de infección respiratoria y silbidos al respirar. 

 

El asma y las alergias siempre están relacionadas, ya que a éstas se las considera responsables de las inflamaciones de las vías aéreas. Un alto porcentaje de niños en edad escolar, contraen asma por medio de los alérgenos. Aun así, los virus son los desencadenantes de las crisis asmáticas en la infancia. Además de la inflamación, las secreciones de la mucosa también son factores de obstrucción de las vías respiratorias.

 

Los factores de riesgo que se deben tener en cuenta, para que un niño desarrolle un asma bronquial, son los siguientes: infecciones virales en la infancia, estar expuesto al humo del cigarrillo, sobre todo si la madre fuma, el humo del tabaco resulta un irritante directo de la mucosa bronquial siendo muy perjudicial para los asmáticos, familiares con alergias, estar expuesto a ciertos alérgenos como los ácaros del polvo, alergias al pelo de los animales, dermatitis atópica, no recibir lactancia materna, y se pueden considerar otros factores según la sensibilidad del organismo del niño. Se dice que los niños que nacieron con poco peso, tienen más predisposición a contraer asma, las investigaciones arrojan que la desnutrición fetal, genera una anomalía en el desarrollo del aparato respiratorio.

 

Ataques de Asma

 

 

grafico del asma bronquial infantil

El asma bronquial infantil se presenta como una enfermedad complicada y confusa, que en algunos niños desaparece en la pubertad. Cuando el asma bronquial infantil, no está controlada por medio del tratamiento adecuado, esta se torna duradera y alarmante, afectando la calidad de vida del niño y de sus familiares. Los padres deben tener presente que el tratamiento para el niño es imprescindible, ya que si no se realiza correctamente, la enfermedad puede ser irreversible y grave. En cambio si se sigue un tratamiento adecuado se puede lograr una mejoría de la enfermedad y de los síntomas.

 

 

Los padres deben mantener cierto estado de calma cuando al niño se le desencadena una crisis, esto ayudara a la asistencia del pequeño como también a una mayor contención. Cuando el niño atraviesa un ataque de asma, se asusta y se pone pálido generándole además una crisis de ansiedad, debido a los síntomas que siente.

 

La atención inmediata por parte de los padres y luego de los profesionales, ayudara a que el niño se sienta protegido. El asma bronquial es una enfermedad crónica pero esto no impide, que los niños afectados desarrollen una vida normal, teniendo en cuenta las medidas necesarias de seguridad, el tratamiento y la medicación correcta.

 

Actualmente todavía no se ha encontrado una cura definitiva para el asma bronquial, pero con los tratamientos, y los medicamentos que están disponibles, el asma puede controlarse favorablemente. Esto genera un alivio para los familiares de los niños asmáticos. Además de los fármacos que se usan para esta enfermedad, se puede contar con terapias alternativas en el tratamiento del asma bronquial en niños, utilizando ciertas técnicas respiratorias de rehabilitación, como también el uso de la medicina homeopática y de la acupuntura. Estos métodos, resultan de gran ayuda, además de ser un alivio eficaz para el asma bronquial infantil.

 

Cuando a un niño le aparece una crisis asmática en el colegio, debe ser asistido inmediatamente, y llevado a un centro médico de urgencia. Los responsables a cargo de los niños en los colegios, deben estar informados y preparados para resolver un trastorno de este tipo, ya que el asma afecta a casi el 10% de los niños que concurren a los establecimientos educativos.

 Para lograr un mayor control del asma y la prevención de los síntomas, los niños deben cumplir con el tratamiento indicado por el pediatra. Cada paciente es diferente, y deberá tener un tratamiento personalizado, según la edad, la gravedad, y la respuesta a los medicamentos. Todo lo que se pueda realizar para tratar al niño con asma bronquial, siempre bajo la supervisión médica, y teniendo la actitud correcta frente a las descompensaciones, no existirían reacciones adversas ni contraindicaciones.

 

Imprimir

Pediatría: Alergias e Intolerancias Alimentarias en los Niños

Escrito por Administrator el . Publicado en Pediatría

 Image

 

Alergias e Intolerancias Alimentarias en los Niños

 
 
¿Qué reacciones pueden provocar los alimentos?

Siempre se ha sabido que determinados alimentos son capaces de producir reacciones adversas en las personas y que éstas generalmente se inician en la infancia.

 

Entre estas reacciones nos encontramos con erupciones en la piel, vómitos y diarrea, e incluso con síntomas más graves, como dificultad respiratoria.

 

De hecho los síntomas son variados y durante mucho tiempo ha existido una gran confusión acerca de la causa de este tipo de reacciones.

 

Actualmente existe ya una diferenciación entre los dos tipos fundamentales de reacciones adversas que pueden provocar los alimentos:

  • Alergias Alimentarias
  • Intolerancias alimentarias
¿Qué es una reacción adversa a un alimento?

Es una reacción anormal del organismo cuando se produce el contacto con dicho alimento ya sea por ingestión, por contacto o por inhalación del alimento en sí, de sus derivados o de una sustancia aditiva contenida en el mismo.

Intolerancia

Es una reacción frente a un determinado alimento que no está mediada por un mecanismo inmunológico.

 

Puede deberse a:

 

Los síntomas suelen ser de tipo general: dolor abdominal, nauseas, vómitos y diarrea.

 

Algunas de estas intolerancias desaparecen al crecer el niño, probablemente porque ya existe una madurez de la mucosa intestinal suficiente para tolerar el alimento.

  • un defecto de alguna enzima que está encargada de metabolizar ese alimento. Muchas veces las barreras intestinales aún no están lo suficientemente formadas en el niño permitiendo que las sustancias del alimento entren en la sangre y se produzca una reacción).
  • una alteración farmacológica o de causa desconocida.
Alergia

Es una reacción mediada por un mecanismo inmunológico.

 

Solamente les sucede a aquellas personas que se han sensibilizado previamente al alimento, por lo que pueden haberlo ingerido en otras ocasiones sin haber padecido ningún tipo de reacción.

 

La predisposición genética es el factor más importante en este tipo de enfermedades. Por eso suele ir asociada a otro tipo de alergias cutáneas, respiratorias... en el mismo niño.

 

Los síntomas suelen ser de tipo alérgico: cutánea (picor, habones) y respiratoria ( rinitis, broncoespasmo, lagrimeo).

Diferencia entre intolerancia y alergia alimentaria

Existen personas que tienen especial susceptibilidad a reaccionar frente a determinadas sustancias contenidas en algunos alimentos.

 

Pero ¿cuál es la diferencia entre una intolerancia y una alergia a un alimento?

Intolerancia a las proteínas de la leche de vaca

La leche de vaca está compuesta por dos fracciones: la caseína y el suero lácteo (que a su vez está formado por otras proteínas).

 

Existen dos proteínas del suero: la alfa S1-caseína y la beta-lactoglobulina, que no se encuentran en la leche materna, y que son los principales causantes de las alergias e intolerancias a la leche de vaca.

 

Suele aparecer durante el primer mes de vida en niños alimentados con leche artificial o niños con leche materna cuyas madres beben mucha leche de vaca (aunque esto es más raro).

 

En este caso aparecen vómitos, diarrea, pérdidas de sangre por lesión de la mucosa intestinal y anemia.

 

También puede aparecer más tarde, a los dos o tres meses de edad. En este caso se observa diarrea prolongada, pérdida de proteínas, mala absorción de otros alimentos (por la lesión de la mucosa intestinal), y por tanto falta de crecimiento normal del niño.

 

El diagnóstico es clínico, por los síntomas y por la coincidencia de éstos con la introducción de la leche de vaca. Pero si hay dudas se puede realizar una biopsia intestinal para ver la afectación de la mucosa.

 

El tratamiento consiste en administrar una leche especial consistente en una fórmula hidrolizada de proteínas, que es bien tolerada y permite regenerar la mucosa intestinal. Si al niño se le alimenta por lactancia materna, es necesario eliminar los productos derivados de la vaca (leche, ternera) de la dieta materna y reforzarla con calcio y vitamina D. La intolerancia suele desaparecer espontáneamente hacia los 2-3 años de edad.

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es un defecto de la metabolización de la lactosa, que es un hidrato de carbono que se encuentra en la leche.

 

Puede ser de dos tipos:

 

Los síntomas suelen ser espasmos abdominales (dolor), diarrea acuosa y amarillenta y muy ácida (irrita mucho el culito del niño).

 

El tratamiento es administrar una fórmula sin lactosa, para siempre si la intolerancia es congénita, o durante 4-6 semanas si es transitoria.

  • Congénita: por un déficit de lactasa que es la enzima que metaboliza la lactosa. Esto aparece desde el nacimiento. Es rara.
  • Transitoria: después de una diarrea, por alteración de la mucosa intestinal (que es donde se encuentra la lactasa). Es lo más frecuente.
Intolerancia al gluten o celiaquía

La intolerancia al gluten o celiarquia, es una intolerancia a los cereales que contienen gluten (trigo, centeno, cebada y avena).

 

Este caso es inmunitario, ya que se produce una atrofia de la mucosa del intestino delgado.

 

Se manifiesta entre los 6 y los 18 meses de edad y consiste en apatía irritabilidad, dolor abdominal, diarrea crónica, déficit de crecimiento e importante distensión abdominal.

 

El diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre para determinar el aumento de unas inmunoglobulinas específicas que el organismo crea contra el gluten y que a su vez actúan contra la mucosa intestinal. Además, se confirma realizando una biopsia intestinal.

 

El tratamiento se basa en la eliminación de la dieta de todos los alimentos que contienen gluten de por vida.

Tipos más frecuentes de intolerancias alimentarias en los niños Tipos más frecuentes de alergias alimentarias en los niños

Antes vamos a comentar que las personas alérgicas desarrollan una especial predisposición, heredada de sus padres en la mayoría de los casos, a padecer una o varias enfermedades mediadas por “mecanismos inmunológicos”. Es decir, que el sistema inmunitario de estas personas tiene una especial capacidad para, al entrar en contacto con determinadas sustancias (de muy diverso tipo), producir una reacción alérgica mediada por las Inmunoglobulinas E.

 

Las Inmunoglobulinas E son las que provocan la formación de otras sustancias que conllevan la aparición de enfermedades como rinitis alérgica, asma alérgico, dermatitis atópica o alergia a alimentos, que se suelen asociar en un mismo paciente.

 

Aunque la alergia es un campo de la medicina aún no desarrollado del todo ya se sabe que existen multitud de alimentos implicados en las alergias alimentarias. Algunos de los más frecuentes son:

  • Leche de vaca
  • Huevo
  • Frutas (melocotón, fresa, kiwi, manzana, pera y plátano)
  • Frutos secos (avellana, nuez, cacahuete, castaña)
  • Pescados (merluza, lenguado, gallo)
  • Mariscos (gambas)
  • Legumbres (lentejas, garbanzos, guisantes).
Cutáneas
  • Urticaria aguda: consiste en la aparición de habones en la piel, picor o hinchazón de cara, labios u orejas. Puede ser por todo el cuerpo, o solo en la zona de contacto.
  • Dermatitis atópica: suele darse en niños que tienen la piel sensible y problemas cutáneos de todo tipo desde el nacimiento, pero que muchas veces se asocian con alergias alimentarias (sobre todo a la leche y huevo) que intensifican su problema cutáneo de base.
Síntomas respiratorios
  • Rinitis aguda: estornudos, picor nasal, aumento de la secreción nasal y obstrucción.
  • Afectación laríngea: picor, tos seca, afonía y sensación de opresión en garganta.
  • Afectación bronquial: crisis asmáticas.
Síntomas digestivos
  • Dolor abdominal
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea
Reacción anafiláctica
  • Es la reacción más grave
  • Están implicados más de dos órganos vitales y/o afectación del sistema cardiovascular (hipotensión, arritmias, síncopes , etc.)
  • En ocasiones puede provocar la muerte
  • Los alimentos son los responsables de aproximadamente la mitad de los cuadros de anafilaxia en los niños.
Síntomas de las reacciones alérgicas

Los síntomas de la alergia, a diferencia de la intolerancia, se presentan de forma inmediata, generalmente a los pocos minutos del contacto con la sustancia responsable (contacto, inhalación o ingestión).

 

Generalmente se manifiestan en los primeros dos años de vida, coincidiendo muchas veces con la introducción de los distintos alimentos en la dieta.

 

Las manifestaciones más frecuentes son:

Prueba cutánea o prick

La prueba cutánea es el método de elección y se puede realizar a cualquier edad. Consiste en colocar una gota de la sustancia sospechosa en la cara anterior de antebrazo y se punciona con una lanceta. A los 15 minutos se observa si existe reacción cutánea (una pápula). Si ésta aparece es positiva.

Determinación de la IgE (inmunoglobulina) sérica específica o RAST

Se toma una muestra de sangre del niño y se comprueba la existencia de esta IgE especifica contra el alimento. Si existe un determinado nivel de IgE la prueba es positiva y se puede diagnosticar la alergia.

¿Cómo se diagnostica la alergia en un niño?

Lo primero que debe existir son síntomas que sugieran la existencia de la alergia. Existen dos métodos:

Qué hacemos una vez se ha comprobado la alergia alimentaria

El único tratamiento aceptado actualmente es la dieta de exclusión. Es decir, evitar el alimento que produce la alergia.

 

En los adultos suele ser de por vida, pero en los niños se ha comprobado que con el paso del tiempo se vuelve a tolerar el alimento, por lo que se deben realizar estudios de alergia periódicamente. Por lo tanto, si la alergia desaparece podrá tomar de nuevo ese alimento sin problemas.

 

Se debe avisar a los propios niños, a familiares, profesores y personal de guarderías de que el niño padece una alergia alimentaria para prevenir así el consumo del alimento.

 

En caso de consumo accidental hay que acudir a un centro sanitario. Si los síntomas son leves puede que solo sea necesario el uso de antihistamínicos para tratar el picor, pero si es muy grave puede ser necesaria la administración de adrenalina subcutánea o corticoides y el tratamiento adecuado del aparato respiratorio si se produce una crisis asmática.

 

Dra Mª Cruz Llopis Garrido especialista en Pediatría

Imprimir

Pediatria: Alergia a los Alimentos

Escrito por Administrator el . Publicado en Pediatría

 Image

 

Alergia a los Alimentos

 Se habla de Alergia Alimentaria en sentido estricto cuando se produce una reacción del sistema inmune contra un alimento particular. Los síntomas de Alergia Alimentaria pueden ir desde una sensación de picor en la boca, hasta habones, vómitos o, en casos extremos, reacciones generalizadas, incluso fatales. En general los síntomas suelen aparecer a los pocos minutos de la ingestión del alimento responsable, aunque a veces se demoran unas horas.

Consejos para personas Alérgicas a Alimentos:

  • La única medida segura para evitar reacciones es la estricta evitación del alimento responsable. ¡Pero primero es necesario conocer a qué alimento/s se es alérgico!.

  • Una vez conocido que uno es alérgico a un alimento, debe leer cuidadosamente las etiquetas de todos los alimentos manufacturados.

  • En caso de una reacción alérgica de cierta intensidad producida por la ingestión de un alimento, es tratamiento de elección es ADRENALINA, que debe prescribir el Médico.

     

ALERGIA A LAS PROTEÍNAS DEL VACUNO

 

Esta es una Dieta tipo para las personas con ALERGIA A LAS PROTEINAS DE VACUNO de cualquier edad. Por ello, seguramente habrá alimentos que el paciente no coma en estos momentos. En ese caso, obviamente no debe tenerlos en consideración, fijándose únicamente en aquellos que constituyan su alimentación habitual.

 

ALIMENTOS PROHIBIDOS

  1. LECHE DE VACA Y DERIVADOS: 

  • Leche de vaca natural o manufacturada (embotellada o en brick), así como leches en polvo, leches descremadas, condensadas, evaporadas, leches para la lactancia, etc.

  • Productos predominantemente lácteos: yogures, natillas, flanes, quesos, requesón, quesitos en porciones, natillas de chocolate, "petit suisse" ó similares, arroz con leche, mantequilla, helados, cuajada, batidos, etc.

  • Productos que contienen leche en alguna cantidad:

    • Galletas, magdalenas, pasteles, repostería, pastelitos (DONUTS®, BOLLYCAOS®, etc.)

    • Chocolates CON leche, caramelos CON leche (SUGUS® y similares).

    • Ciertas margarinas (TULIPAN®, VITA®). Cremas de Cacao (NOCILLA® y similares).

    • Papillas de farmacia de cereales o frutas LACTEADAS. 

    • "Potitos" con leche.

  1. Aunque no es frecuente, algunos niños con alergia a la leche de vaca tienen también alergia a CARNE DE VACUNO (TERNERA, VACA, TORO, BUEY, NOVILLO). En estos casos, deben evitarse asimismo este tipo de carnes y sus derivados:

  • Caldos de carne (STARLUX®, MAGGI®,...) y algunas sopas de sobre o enlatadas. Sopas o cocidos caseros hechos con derivados de vaca (huesos de caña, carne, etc.).

  • Ciertas clases de jamón de York. Conservas de vaca o ternera (ROAST BEEF, etc.).

  • Ciertos embutidos (chorizo, salchichón, mortadela, salchichas "frankfort", sobrasada, longanizas, etc.).

  • "Potitos" con carne de ternera o vaca.

ALIMENTOS PERMITIDOS

  1. LECHES:

  • De SOJA: son nutritivamente muy completas las Fórmulas de Soja de Farmacia: ALSOY®, BLEVIMAT SOJA®, MILTINA SOJA®, NUTRISOJA®, PROSOBEE®, VELACTIN®, etc.. Por ello, un niño alérgico a la Leche de vaca puede ser alimentado perfectamente con este tipo de fórmulas de soja. Sin embargo, las Leches de Soja de brick que se pueden encontrar en Supermercados o tiendas de Dietética, pueden ser deficitarias en algunos nutrientes, por lo que no son recomendables en niños lactantes.

  • De ALMENDRAS: menos valiosas nutritivamente

  • PRODUCTOS SIN LECHE DE VACA: En general no son difíciles de encontrar en tiendas de Dietética.

  • Galletas y magdalenas SIN leche.

  • Chocolate PURO SIN LECHE.

  • Margarinas 100% vegetales.

  • Horchata y polos "de hielo".

  • Papillas de farmacia NO LACTEADAS y "potitos" SIN leche.

  1. PRODUCTOS SIN CARNE DE VACUNO (para niños también alérgicos a carne de vacuno):

  • Carne de AVESTRUZ, CABALLO, CERDO, CONEJO, POLLO, CORDERO, CAZA, etc.

  • Jamón SERRANO o jamón COCIDO (se recomienda ver el jamón cuando lo cortan).

  • Embutidos de los que se tenga la absoluta CERTEZA que no contienen leche o carne de vaca.

  • "Potitos" sin carne de vacuno. Sopas o cocidos caseros SIN carne de vacuno.

  1. PESCADO, FRUTA, VERDURA, HUEVOS, Y EN GENERAL TODOS AQUELLOS ALIMENTOS QUE NO CONTIENEN LECHE O CARNE DE VACUNO (salvo que exista alguna contraindicación específica al respecto).

CONSIDERACIONES GENERALES

  1. Es conveniente comprobar siempre en la etiqueta de TODOS los productos manufacturados que no contienen LECHE, CASEINA, CASEINATO CÁLCICO (E-4511) o CASEINATO SÓDICO (E-4512), utilizados frecuentemente como emulsionantes en alimentos manufacturados.

  2. En general, evitarán aquellos alimentos de los que no tengan la certeza que NO contienen los alimentos prohibidos.

  3. Deben procurar no tener en la nevera ni al alcance del niño los alimentos prohibidos. Si tiene hermanos, procuren que no les vean comer dichos alimentos. Si se queda a comer en el colegio, hagan una fotocopia de esta hoja y entréguenla al responsable del comedor.

  4. Seguirá esta dieta hasta que su Alergólogo le diga lo contrario.

Puede obtener una versión en formato PDF de este documento:

  

ALERGIA AL HUEVO

 

DEBEN EVITARSE LOS SIGUIENTES ALIMENTOS:

  • Dulces, merengues, helados, batidos, turrones, flanes, cremas, caramelos, golosinas,…

  • Productos de pastelería y bollería: bizcochos, magdalenas, galletas, pasteles,…

  • Hojaldres, empanadas, empanadillas,…

  • Algunas salsas (mayonesa, ajo-aceite,…), gelatinas.

  • Algunos cereales para el desayuno.

  • Pastas al huevo, alimentos rebozados o empanados.

  • Fiambres, embutidos, salchichas, patés.

  • Algunos cafés con crema sobrenadante (capuchino)

  • Como componente de otros alimentos, puede estar etiquetado como:

    • Lecitina (excepto que sea de soja)

    • Lisozima
    • Albúmina
    • Coagulante
    • Emulsificante
    • Globulina
    • Livetina
    • Ovoalbúmina
    • Ovomucoide
    • Ovolivetina
    • Vitelina
    • E-161b (luteína, pigmento amarillo)

VACUNAS QUE CONTIENEN PROTEÍNAS DE HUEVO

GRIPE
  • Evagrip®
  • Imuvac®
  • Inflexal Berna®
  • Mutagrip®
  • Antigripal Poli Leti®
  • Antigripal Pasteur® - Fluarix®
TRIPLE VÍRICA/SARAMPIÓN/PAPERAS
  • MSD triple SARM/RUB/PAROT®
  • Antisarampión Llorente®
  • Antiparotiditis MSD®
FIEBRE AMARILLA
  • Stamaril®

(*) No contienen proteínas de huevo las Vacunas Recombinantes

 

Fuente: Documento de Posición ALERGIA A PROTEÍNAS DE HUEVO. Comité de Alergia Alimentaria de la SEICAP.

Puede obtener una versión en formato PDF de este documento:


 

ALERGIA A MELOCOTÓN Y ROSÁCEAS

 

La clave para una dieta libre de alergia es evitar todos los alimentos o productos que contengan el alimento al que el niño es alérgico.

Los niños con alergia a melocotón pueden tener diferentes patrones de alergia:

  • Hay niños (la mayoría) que tienen lo que se llama Urticaria de Contacto, es decir, habones en las partes (mano, cara,…) donde les toca el melocotón. Otros tienen Síndrome de Alergia Oral (picor e hinchazón de labios, lengua, etc.). Otros tienen urticaria (habones por todo el cuerpo, etc.).

  • Con frecuencia los niños no toleran el melocotón sin pelar y sin lavar, pero si pueden tolerarlo aparentemente en una o varias de otras formas (lavado, pelado, en zumo, en almíbar, etc.).

  • Con frecuencia los niños alérgicos a melocotón tienen además alergia a pólenes. Es conveniente por tanto explorar esta eventualidad.

Las recomendaciones dependerán por tanto del perfil de cada paciente concreto.

 

En todo caso, y en función de su grado de tolerancia, puede ser conveniente que un niño alérgico a melocotón evite otras frutas de la familia de las ROSÁCEAS:

  • Albaricoque
  • Pavía
  • Paraguaya
  • Ciruela
  • Cereza
  • Manzana
  • Membrillo
  • Pera
  • Mora
  • Almendra
  • Fresa

Puede obtener una versión en formato PDF de este documento:

 

ALERGIA A PESCADO

 

La clave para una dieta libre de alergia es evitar todos los alimentos o productos que contengan el alimento al que el niño es alérgico.

 

Los niños alérgicos a algún pescado lo suelen ser también a la mayoría de los pescados. Por lo tanto, se recomienda que, cuando un niño sea alérgico al pescado, eviten la ingestión de cualquier otro pescado (tanto blanco como azul), hasta tanto el Especialista no le indique lo contrario.

 

Deben evitar asimismo darle al niño alimentos cocinados con sustancias o caldos de pescado: sopas, paella marinera, etc.

 

Deben evitar darle alimentos que hayan sido fritos en aceite en el que previamente se haya cocinado pescado.

 

Deben evitar darle alimentos que hayan sido cocinados en recipientes o manipulados con utensilios previamente utilizados en la elaboración de platos con pescado, y que no hayan sido previamente lavados y enjuagados concienzudamente.

 

Si el niño tiene asma o urticaria, observe si tiene agudizaciones cuando Vds. cocinan pescado en casa (aunque el niño no llegue a comerlo), cuando entra en una pescadería, o en un bar/restaurante en el que se esté cocinando pescado, etc. En caso de que así sea, dejen de comprar y cocinar pescado en casa, y consulten con su Especialista.

 

En principio, no es necesario evitar otros productos del mar, como crustáceos (gambas, langostinos, cigalas, etc.) o moluscos (calamares, pulpo, mejillones, almejas, caracoles de mar, etc.). Sin embargo, y dado que con frecuencia se cocinan platos en los que se mezclan ingredientes diversos (pescados o caldo de pescado, crustáceos y/o moluscos), puede existir cierta confusión respecto a cuál de estos ha sido el auténtico responsable de la reacción del niño. Hasta tanto ello no haya sido aclarado, eviten darle todo aquello que resulte sospechoso.

 

Los "muslitos" de cangrejo o las "barritas" de marisco están también prohibidas porque están elaboradas con harinas de pescado.

 

Puede obtener una versión en formato PDF de este documento:
 

ALERGIA A FRUTOS SECOS

 

La clave para una dieta libre de alergia es evitar todos los alimentos o productos que contengan el alimento al que el niño es alérgico.

 

Con el fin de evitar los alimentos que contengan frutos secos, es importante leer las etiquetas de los alimentos.

 

Asegúrese de evitar los alimentos que contengan cualquiera de los siguientes ingredientes:

  • Almendras
  • Nueces del Brasil
  • Anacardos
  • Avellanas
  • Pipas de girasol
  • Pistachos
  • Fruto seco del pino (piñón)
  • Castañas
  • Nueces
  • Nuez pacana
  • Nuez dura americana
  • Nuez macadamia
  • Mazapán/pasta de almendra
  • Turrón
  • Frutos secos artificiales Nu-Nuts® (son cacahuetes a los que se les ha quitado el sabor y se les añade el sabor de un fruto seco como la pacana o la nuez).

  • Pasta y cremas que contengan frutos secos (ej. pasta de almendra, NOCILLA®,…)

  • Mantequilla de frutos secos (ej. mantequilla de anacardo, de almendra, de cacahuete,…)

  • Aceite de frutos secos (ej. aceite de girasol, …)

  • Utilice extractos a los que se les ha añadido sabor artificial o imitación

  • Productos de repostería y panadería (bizcochos, panes de semillas, etc.) que contengan frutos secos

  • Los alimentos étnicos, productos horneados preparados comercialmente, y los dulces pueden estar contaminados con frutos secos puesto que los frutos secos se utilizan frecuentemente en estos tipos de alimentos

  • Los frutos secos se añaden a una variedad cada vez mayor de alimentos tales como las salsas de barbacoa, los cereales, las galletas saladas y los helados.

 

Imprimir

Pediatría: Alergia al Huevo

Escrito por Administrator el . Publicado en Pediatría

 Image

Alergia al Huevo

Ser alérgico al huevo no tiene que ser un problema importante, lo único que tendrás que hacer es saltarte el desayuno, ¿verdad? ¡No! ¡En absoluto! Los huevos no solo se encuentran en las tortillas (¡y, además, todos sabemos que saltarse el desayuno nunca es una buena idea!). Vivir con una alergia al huevo implica estar pendiente de lo que comes y leer atentamente todas las etiquetas de los alimentos que consumas. Supone cierto esfuerzo, pero merece la pena.

 

¿Qué ocurre en la alergia al huevo?

 

Los huevos, en sí mimos, no son perjudiciales pero, cuando eres alérgico al huevo, tu cuerpo considera que sí los son. El sistema inmunitario del organismo normalmente lucha contra las infecciones pero, cuando una persona es alérgica a un alimento, como el huevo, su sistema inmune reacciona de una forma desproporcionada a las proteínas que contiene ese alimento.

 

La mayoría de la gente que es alérgica al huevo reacciona a las proteínas contenidas en la clara del huevo, pero hay algunas personas que no pueden tolerar las proteínas contenidas en la yema. Cada vez que una persona ingiere huevo, su organismo considera que las proteínas que contiene este alimento son invasores nocivos. Y el sistema inmunitario reacciona con toda su fuerza para hacer frente al "invasor". Esto provoca una reacción alérgica, en la cual el organismo libera una serie de sustancias químicas, como la histamina.

 

La liberación de estas sustancias puede hacer que los afectados presenten:

  • resuello o respiración sibilante ("pitos" al respirar)
  • problemas para respirar
  • tos
  • ronquera
  • opresión de garganta
  • dolor de estómago
  • vómitos
  • diarrea
  • ojos lloros, picor y/o hinchazón ocular
  • urticaria
  • manchas rojas en la piel
  • hinchazón
  • caida de la tensión arterial

La alergia al huevo puede provocar una reacción alérgica grave, que recibe el nombre de anafilaxia. La anafilaxia al principio se puede manifestar como si se tratara de una reacción alérgica leve y luego empeorar rápidamente. Una persona que presenta anafilaxia puede tener problemas para respirar, sentirse muy mareada y hasta llegar a perder la conciencia. Si no se trata en forma adecuada, la anafilaxia puede poner en peligro la vida del afectado.

 

La alergia al huevo suele aparecer a muy corta edad. La mayoría de los niños la superan aproximadamente cuando cumplen 5 años, pero hay algunos que siguen siendo alérgicos.

 

Los virus de la vacuna antigripal se cultivan en huevo de gallina. Si eres alérgico al huevo, pregúntale a tu médico si considera una buena idea ponerte la vacuna antigripal. En la mayoría de los casos, no hay ningún problema en que una persona alérgica al huevo reciba esta vacuna, aunque no en forma de espray o nebulizador nasal y siempre que su alergia sea leve. (Una reacción leve consiste en presentar solo urticaria, en ausencia de otras reacciones alérgicas.) Asimismo, si eres alérgico al huevo, ponte la vacuna antigripal en la oficina de tu médico, en vez de en una farmacia, supermercado u otro establecimiento.

 

¿Cómo saben los médicos si se trata de una alergia al huevo?

 

Si tu médico sospecha que podrías ser alérgico al huevo, lo más probable es que te derive a un alergólogo (un especialista en alergias) para que te practique las pruebas pertinentes. El alergólogo te formulará algunas preguntas que tratarán aspectos como con qué frecuencia presentas la reacción alérgica, el tiempo que suele transcurrir entre la ingesta del alimento y la aparición de los síntomas y si hay algún otro miembro en tu familia que tiene alergias o afecciones como eccema o asma.

 

Es posible que el alergólogo te practique una prueba cutánea. Esta prueba consiste en colocar extractos líquidos de la proteína del huevo sobre la piel del antebrazo o de la espalda del paciente, pinchar superficialmente estas áreas y esperar para ver si se forman unos granitos o ronchas rojizas que sobresalen sobre la superficie de la piel y que son indicativos de una reacción alérgica.

 

Deberás dejar de tomar cualquier medicamento que puedas estar tomando contra la alergia (como antihistamínicos sin receta) entre cinco y siete días antes de que te hagan la prueba cutánea, ya que estos medicamentos pueden interferir con sus resultados. La mayoría de los medicamentos contra el resfriado, así como algunos antidepresivos, también pueden afectar los resultados de la prueba cutánea. Si no estás seguro de qué medicamentos debes dejar de tomar y durante cuánto tiempo, infórmate en la consulta del alergólogo antes de que te hagan la prueba.

 

Algunos médicos también ordenan un test de laboratorio, donde la sangre se combina con algunos de los supuestos alérgenos y comprobarán si existen o no anticuerpos IgE contra estas sustancias.

 

De todos modos, en algunos casos, los resultados positivos en ambas pruebas la prueba cutánea y el análisis de sangre) no basta para demostrar que los síntomas están provocados indudablemente por una alergia al huevo. En tales casos, los médicos pueden utilizar una prueba de provocación para diagnosticar la alergia.

 

Durante la prueba de provocación, la persona ingerirá alimentos que contienen huevo bajo la atenta supervisión de un médico. Si aparecen los síntomas tras la ingesta de dicho alimento, lo más probable es que la persona padezca alergia al huevo.

 

¿Cómo se trata?

 

Tratar la alergia al huevo puede parecer sencillo, ya que solo consiste en asegurarse de no ingerir huevos ni sus derivados. Pero hay tantos alimentos que están fabricados con huevos o derivados del huevo que puede ser realmente complicado saber qué se puede y qué no se puede comer. Es una buena idea consultar a un dietista licencado para elaborar un buen plan de alimentación que te aporte todos los nutrientes que necesitas al tiempo te permite evitar los alimentos que no puedes ingerir.

 

Si padeces una alergia grave al huevo, es posible que el médico te indique que lleves siempre encima un inyectable de adrenalina (o epinefrina) a utilizar en caso de emergencia. La adrenalina se vende en envases fáciles de llevar de aproximadamente el tamaño de un rotulador grande. Es fácil de utilizar y tu médico te enseñará cómo hacerlo.

 

Si ingieres por error algo que contenga huevo o derivados del huevo y empiezas a presentar síntomas alérgicos graves, tales como inflamación de la mucosa de la boca, dolor de pecho o dificultad para respirar, ponte la inyección de inmediato para contrarrestar la reacción anafiláctica mientras esperas la llegada de la ayuda médica. Si utilizas el inyectable de adrenalina, llama siempre al teléfono de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.). También te debes asegurar de que dispones de inyectables de adrenalina de fácil acceso tanto en tu centro de estudios como en los domicilios de tus mejores amigos.

 

Si padeces una alergia grave al huevo, tener siempre a mano un inyectable de adrenalina debería formar parte de tu plan de acción contra la alergia. También es una buena idea llevar encima un antihistamínico de venta sin receta, ya que estos medicamentos permiten aliviar los síntomas alérgicos en algunas personas. De todos modos, los antihistamínicos se deben utilizar de forma complementaria a la adrenalina y nunca como sustitutos de este inyectable.

 

Si has tenido que ponerte una inyección de adrenalina para contrarrestar una reacción alérgica grave, dirígete inmediatamente a un centro médico o a un servicio de urgencias hospitalarias para que te faciliten tratamiento adicional en caso necesario. Hasta un tercio de las reacciones anafilácticas presentan una segunda ráfaga u oleada de síntomas varias horas después del ataque inicial. Por lo tanto, deberían tenerte en observación en una clínica u hospital durante las cuatro a ocho horas que siguen a la reacción anafiláctica.

 

Vivir con alergia al huevo

 

La mejor forma de estar seguro de que un producto alimenticio no contiene huevo es leer su etiqueta. Los fabricantes de productos alimenticios vendidos en EE.UU. deben especificar en las etiquetas si un producto contiene cualquiera de los alérgenos más frecuentes. Esto implica que, si resides en EE.UU., deberías encontrar en las etiquetas de los alimentos que pueden desencadenar reacciones alérgicas al huevo afirmaciones como las siguientes: "contiene ingredientes procedentes del huevo", "fabricado con derivados del huevo" o "fabricado en instalaciones que también procesan huevos".

 

Este nuevo requisito referente al etiquetado facilita más las cosas que tenerse que leer el listado completo de ingredientes; en vez de tener que saber que el ingrediente "ovoglobulina" proviene de la proteína del huevo, podrás constatar rapidamente qué alimentos debes evitar.

 

De todos modos, para asegurarte de que los productos alimenticios que ingieres no contienen huevo, deberás estar alerta para detectar cualquier ingrediente que provenga del huevo. Esto implica hacer preguntas cuando comas en restaurantes o en las casas de tus amigos y leer atentamente todas las etiquetas alimentos.

 

La yema del huevo se utiliza a veces para glasear galletas saladas, bollitos, rosquillas y otros productos horneados. El huevo también se puede utilizar como agente espumante en la cerveza, el café con leche y el capuchino. Y hasta hay algunos maquillajes, champús y medicamentos que contienen proteínas del huevo.

 

Cuando comas en un restaurante o en la casa de un amigo, intenta averiguar cómo se han cocinado los alimentos y qué ingredientes contienen. En algunas circunstancias, es posible que prefieras llevarte tu propia comida. Cuando hagas la compra, busca alternativas que no contengan huevo ni sus derivados cuando elija productos alimenticios que los suelen contener, como la pasta.

 

Las personas afectadas por alergia al huevo es posible que constaten que la sección de "comida sana" de los supermercados es donde pueden encontrar la mayoría de sus opciones. En esta sección encontrarás alimentos estrictamente vegetarianos, fabricados sin huevo ni derivados del huevo.

 

Cuando prepares tu propia comida, puedes utilizar algunos de los siguientes sustitutos posibles del huevo en tus recetas. Cada una de las siguientes alternativas permite sustituir un solo huevo (aunque es posible que estos sustitutos no funcionen tan bien en las recetes que más de tres huevos):

  • 1 cucharadita de levadura en polvo + 1 cucharada de líquido + una cucharada de vinagre
  • 1 cucharadita de levadura disuelta en un cuarto de vaso de agua tibia
  • 1 cucharada y media de agua + una cucharada y media de aceite + 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 paquete de gelatina + 2 cucharadas de agua tibia (no realizar la mezcla hasta que se vaya a utilizar)
  • 1 cucharada de fruta cocida y triturada, como el albaricoque o el plátano
  • 1 cucharada de semillas de lino + 3 cucharadas de agua.

Cuando cocines en casa, restriega a conciencia los utensilios que vayas a utilizar en el caso de que se hayan utilizado antes con huevos o sus derivados.

 

A pesar de que en EE.UU. la cantidad de afectados por las alergias alimentarias es baja (solo algo más del 1% de la población total), la conciencia general sobre las alergias está mejorando. Esto significa que todo el mundo, desde los camareros de los restaurantes hasta los fabricantes de alimentos, será más comprensivo y comprometido e satisfacer las necesidades alimentarias de cualquier persona. Si padeces una alergia grave al huevo, es posible que te interese llevar una pulsera o collar de alerta médica para que otras personas sepan lo que padeces y que puede pasar con tigo.

Por lo tanto, vivir con una alergia al huevo no ha de ser ninguna desgracia, solo requiere cierta capacidad de adaptación.

 


Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes

Warning: include_once(/home/loseskak/public_html/joomla/templates/system/html/modules.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/loseskak/public_html/joomla/libraries/joomla/application/module/helper.php on line 186

Warning: include_once(): Failed opening '/home/loseskak/public_html/joomla/templates/system/html/modules.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/loseskak/public_html/joomla/libraries/joomla/application/module/helper.php on line 186
Premium Templates