Imprimir

Inmunología: Los Linfocitos B y su Receptor Para el Antígeno

Escrito por Administrator el . Publicado en Inmunología

 Image

 

Los Linfocitos B y su Receptor Para el Antígeno

El receptor para el antígeno de los linfocitos B. Las células linfoides B ejercen un papel importante dentro de la respuesta inmunológica humoral adaptativa sintetizando anticuerpos. Otro papel importante es el desempeñado como células profesionales presentadoras de antígenos (APCs) a los linfocitos Th. Para el reconocimiento de los antígenos es necesaria la presencia de una estructura que sirva como receptor-identificador de estos antígenos, estructura denominada BCR o receptor de células B.

Estructura y función. El BCR consta de dos partes que son diferentes tanto en estructura como en función: hay una parte que reconoce al antígeno (en forma nativa) y otra que transmite la señal activadora al interior celular (núcleo). La primera de las partes (denominada cadenas variables o polimorfas: hacen que el BCR de cada linfocito B sea distinto) es casi idéntica a la estructura de una inmunoglobulina pero con secuencias de aminoácidos de anclaje a la membrana citoplásmica. La segunda parte se denomina cadenas invariantes o monomórfas y está compuesta por un heterodímero de dos proteínas (CD79 alfa y beta o Ig-alfa y beta: la cadena alfa es específica de isotipo y la beta es común a todas las inmunoglobulinas).

Son necesarias otras proteínas de membrana (moléculas accesorias) para que la estimulación linfocitaria se realice correctamente. La generación de señales que se suman a la emitida por el BCR permiten una adecuada activación del linfocito B. Moléculas accesorias: correceptor CD19/CD21/CD81 (coactivación cuando el antígeno está recubierto de complemento o unido a células dendríticas foliculares) y moléculas MHC II, CD40, CD72 (todas éstas últimas actuan durante la presentación antigénica o la interacción entre linfocitos T y B). Estos contactos y la recepción de señales mediadas por citocinas son necesarios para la producción de anticuerpos por las células B. La mayor parte de los linfocitos B maduros vírgenes presentan IgM e IgD en sus BCRs. Un número mucho menor presentan otros isotipos (IgG, IgA, IgE)en cuya síntesis se han especializado después del primer contacto con el antígeno. Algunos linfocitos B expresan la molécula de superficie CD5 y sintetizan anticuerpos IgM como respuesta rápida y de especificidad múltiple (linfocitos B poliespecíficos) frente a patógenos bacterianos.

La generación del repertorio de los linfocitos B. Las células B se forman y maduran en la médula ósea. La maduración necesita la ayuda de células estromales y se produce en su transcurso una reordenación de los génes de las inmunoglobulinas y la aparición y transformación de marcadores en la superficie de los linfocitos B. Estos marcadores de superficie van a establecer la fase de maduración y las interacciones con otras células y mediadores moleculares. Una pequeña proporción de los linfocitos B producidos va a ser capaz de madurar y entrar en el torrente sanguíneo. Se produce una selección negativa de todas aquellas células que tienen una autorreactividad perjudicial para nuestras proteínas; esta selección conduce a la eliminación o inactivación de los linfocitos B potencialmente peligrosos (tolerancias central -en la médula ósea- y periférica -en los tejidos-).

Los linfocitos B son capaces de producir inmunoglobulinas contra cualquier antígeno, tanto como BCR o como anticuerpos (solubles). El repertorio de anticuerpos se estima en un valor cercano a 10,000.000.000. Las moléculas de inmunoglobulinas son codificadas por genes con múltiples versiones para cada región de las cadenas del BCR/Ac. Las regiones constantes de cadenas ligeras y pesadas son codificadas por los segmentos C. Las regiones variables por los segmentos V -variable- y J -de unión- (cadenas ligeras) o V -variable-, D -diversidad- y J -de unión- (cadenas pesadas). El linfocito B realiza una selección entre las diferentes opciones posibles y expresa una molécula de inmunoglobulina concreta. Se produce un proceso de recombinación somática al azar durante la maduración celular que permite la aproximación de las distintas versiones de los segmentos génicos implicados en la síntesis de las inmunoglobulinas. La imprecisión en la unión de los segmentos y una hipermutación somática durante el reordenamiento amplían aún más la diversidad de inmunoglobulinas.

 

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes
Premium Templates