Imprimir

Dermatología: Lepra Lepromatosa y Tuberculoide

Escrito por Administrator el . Publicado en Dermatología

 

 Image

Lepra Lepromatosa y Tuberculoide

 Lepra Lepromatosa

 
 

La forma más grave de la lepra es la lepra lepromatosa. Se produce por una escasa o nula respuesta del sistema inmunológico que hace que las bacterias pueden multiplicarse en el tejido prácticamente sin obstáculos: en la lepra lepromatosa, pueden aparecer hasta mil millones de bacterias por gramo de tejido. Clínicamente, al principio aparecen lesiones cutáneas enrojecidas, sobre todo en la cara, que posteriormente evolucionan a lepromas (nódulos). Además, a menudo las células nerviosas mueren, lo que supone también un considerable riesgo de lesiones para el afectado por falta de sensibilidad: las consecuencias son cicatrices y también mutilaciones. Por otro lado, la lepra lepromatosa puede provocar la pérdida de las cejas.

 

En el estadio tardío también ataca a órganos internos y huesos. Otros síntomas de la lepra lepromatosa son la atrofia muscular y las parálisis asociadas a la misma. Esta forma grave de lepra provoca en cualquier caso una deformación progresiva, es decir, una mutilación que solo puede curarse con antibióticos. La lepra lepromatosa es muy contagiosa y puede ser mortal.

Lepra tuberculoide

 

La otra forma extrema de lepra es la lepra tuberculoide (también llamada lepra tuberculosa) que se manifiesta por síntomas limitados a la piel: se producen decoloraciones de la piel en forma de manchas. Además, se produce parálisis debido a un ataque precoz de los nervios. En este caso, el sistema inmunitario del organismo responde impidiendo la reproducción de las bacterias. La lepra tuberculoide normalmente es autolimitada, es decir cura por sí sola. El riesgo de contagio es mucho menor que en la lepra lepromatosa.

 

Lepra: Diagnóstico

 
 

Habitualmente el diagnóstico de la lepra se sospecha clínicamente por los síntomas del afectado y se confirma mediante histopatología. Hay que realizar un examen clínico del afectado en el que se objetivarían los típicos síntomas de la lepra como la sensación de entumecimiento y las manchas cutáneas.

 

La confirmación diagnóstica se realiza mediante la llamada prueba de detección de ácidos nucleicos que consiste en examinar el tejido enfermo del afectado para ver si contiene el ADN del agente patógeno (de la bacteria Mycobacterium leprae). Si la prueba es positiva, el diagnóstico queda confirmado. Además, el agente patógeno de la lepra, como bacteria baciliforme, puede visualizarse en el microscopio mediante un método de coloración determinado (tinción de Ziehl-Neelsen) en frotis obtenidos a partir de secreciones nasales y lesiones cutáneas.

 

Lepra: Tratamiento

 
 

En la lepra, el tratamiento consiste, en primera lugar, en destruir el agente patógeno, es decir, la bacteria Mycobacterium leprae. Esto se consigue con una terapia combinada (multiterapia, MDT) de diferentes antibióticos:

  • Rifampicina
  • Clofazimina
  • Dapsona

Determinar la mejor combinación en cada caso, dependerá de la forma de lepra. Ya desde el primer tratamiento con antibióticos, las personas con lepra dejan de ser contagiosas. Para un tratamiento satisfactorio de la lepra es necesario tomar los medicamentos durante un periodo prolongado: puede ser necesario prolongar la ingesta de los antibióticos hasta dos años. Solo así se consigue eliminar completamente al agente patógeno del organismo del afectado. Solo en casos extraordinarios, como en caso de alteraciones de la piel aisladas, puede limitarse el tratamiento con medicamentos a un solo día. En estos casos se utiliza dapsona junto con las sustancias activas ofloxacino y minociclina.

 

Se aconseja tratar la lepra en centros especializados porque el tratamiento con medicamentos puede provocar las llamadas reacciones lepróticas o leprosas del sistema inmunitario, que se dan en aproximadamente uno de cada tres casos: se trata de reacciones inflamatorias que aparecen inmediatamente y que pueden provocar afectación nerviosa permanente y constituyen una urgencia médica. Dependiendo del tipo de reacción leprótica, para su tratamiento son adecuados corticosteroides o la talidomida.

 

Además del tratamiento antibiótico encaminado a la erradicación del agente patógeno de la lepra, también es necesario un tratamiento sintomático como una kinesiterapia de apoyo que impida las parálisis.

 

Lepra: Evolución

 
 

La evolución de la lepra depende de la forma de enfermedad y de un tratamiento a tiempo y adecuado. La forma más débil, la lepra tuberculoide, se cura en parte por sí sola, mientras que la más grave, la lepra lepromatosa puede ser mortal sin tratamiento.

 

En caso de lepra diagnosticada a tiempo (antes de que se den daños irreparables como mutilaciones) el pronóstico es favorable. Pero se recomienda continuar durante un largo periodo de tiempo con el tratamiento para garantizar la curación total. Sin tratamiento, la lepra adopta una evolución crónica: la enfermedad de la  Haut, las mucosas, así como de las células nerviosas, avanza lentamente pero de forma constante.

 

El tratamiento de la lepra con antibióticos puede producir complicaciones, tener efectos secundarios e interacciones con otros medicamentos. Debido a las reacciones del sistema inmunitario al tratamiento con antibióticos pueden aparecer formas intermedias de lepra con reacciones cutáneas graves.

 

Lepra: Prevención

 
 

La lepra no puede prevenirse, como otras enfermedades, por medio de una vacunacón. Puesto que hasta ahora no ha sido posible cultivar el agente patógeno (la bacteria Mycobacterium leprae) en el laboratorio, no hay disponible ninguna vacuna eficaz.

 

Puesto que la lepra solo puede curarse si se trata a tiempo es imprescindible un diagnóstico precoz de la enfermedad para evitar danos irreversibles. Para reconocer la lepra a tiempo, son útiles la educación sanitaria y exámenes rutinarios, por ejemplo, en las escuelas. En algunos países parece que la vacuna contra la tuberculósis (BCG), cuyo agente patógeno está relacionado con la bacteria de la lepra, la Mycobacterium tuberculosis, puede proporcionar cierta protección.

 

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes

Warning: include_once(/home/loseskak/public_html/joomla/templates/system/html/modules.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/loseskak/public_html/joomla/libraries/joomla/application/module/helper.php on line 186

Warning: include_once(): Failed opening '/home/loseskak/public_html/joomla/templates/system/html/modules.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php:/usr/local/lib/php') in /home/loseskak/public_html/joomla/libraries/joomla/application/module/helper.php on line 186
Premium Templates